Tortas en Sudakia

En La Biela rajaron a una pareja de mujeres por acariciarse.

Mural de Jony Go. La Plata.  diagonal 74 y Plaza Alsina. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 Su propia foto está en su Facebook, la mía es de teléfono celular.


Sudakia es ancha y diversa.

Anuncios

Frontera de Sudakia (Frontera de la Palabra II)

Hace algo más de un mes hablábamos con el Comandante Cansado sobre su tesis de doctorado. El me explicaba sobre lo fantástico y aquello que resulta condición suficiente y necesaria para su definición. En fin… en medio de la charla aparecieron los gendarmes coimeros…si. Ahora explico.
Definir algo es ponerle un límite. Es establecer un territorio que especifica lo que algo es, y a partir de dónde deja de serlo.
Le dije que más que límites, para el caso de … (y no me acuerdo ya a qué hacía referencia), más que límites había allí una frontera porosa con gendarmes coimeros que generosamente levantaban las barreras conceptuales.
El Comandante quedó algo desconcertado. Esta era una metáfora inusual.
Y recordando ahora ese incidente, pienso que de lo que yo estaba hablando era de Sudakia. ¿Dónde empieza Sudakia?… ¿Dónde termina?… Estamos en un territorio simbólico, Schütz diría una provincia de significado, con fronteras porosas y gendarme coimeros y bastante borrachos (esto último de las fronteras y los gendarmes lo digo yo).
En Sudakia no hay cartógrafos.

Mural: Luxor. (La Plata). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Sudakia Horizontal y vertical ( un post del viejo blogsito de año 2012)

Horizontal. Street Art, barrio de Tolosa, La Plata, Argentina. Fotop: El Sudaca  Renegau. Licencia CC 2.0

Para los Wichi, en otro tiempo, en la tierra todos eran hombres porque las mujeres eran del cielo.

Ellos vivían en el monte y acostumbraban a encender el fuego y a sentarse a su alrededor. Para alimentarse mataban quirquinchos y los ponían a asar. Antes de ir a dormir dejaban los restos para el día siguiente, pero al despertar comprobaban que se los habían robado.
Decidieron entonces dejar a alguien para que vigilara en su ausencia y el loro se ofreció a hacerlo.

El loro escuchó un ruido que venía de arriba y apareció una escalera. Empezaba en el cielo y llegaba hasta la tierra. Por ella bajaron las mujeres. Se sentaron alrededor del fuego y luego de calentar su comida se la comían, con la boca de arriba y la boca de abajo.
Las mujeres lo llamaron con engaños y el loro accedió a bajar y a sentarse con ellas. Una de las mujeres le convidó una fruta amarga que le quemó la boca. La lengua del loro quedó negra y ya no pudo hablar.

Así fueron distintos los animales que vigilaban. Y al intentar tener sexo con ellas, sus penes eran devorados.

El zorro, ya castrado por un intento, se talló un pene de madera. Y así fue rompiendo los dientes de la boca de abajo. Bueno… todos no. Uno sigue.

Vertical. Sreet Art Barrio Meridiano V, La Plata, Argentina. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

La contabilidad del porotómetro

Años buscando.
Sigo las bitácoras de exploradores anteriores. El violinista alemán Thomas Baltzar la buscó y dejó datos cartografiados. El violinista Patrick lo intenta, pero es de madera. Es joda Patrick Wood… sublime. Parece que Sudakia está en G menor.  ¿G menor?…

Sudakia barroca. No está mal. ¿Será?…Mmmm dijo la nutria y se tiró a la agua.

El otro que dejó notas de su búsqueda fue el rusito Cohen. El tipito reafirma lo de Baltzar. Sudakia está en G menor.

G menor debe ser un mensaje secreto, una clave. Un punto. ……¡¡¡El Punto G!!!

Ilustración de Alberto Montt. Hallado en su web

Allá fui. Ella llegó a Sudakia.  🙂

Sigamos buscando… Perá un cachito:
Si A es la,
B es si,
C es do,
D es re,
E es mi,
F es fa ,

G es Sol.  Si Sudakia es G y G es sol, ¡¡¡¡Sudakia es sol!!!!. Eureka

Mural de Luxor. La Plata. Foto El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Ta bien, no es sol. Putamadre. Con esa cara de ojete seguro que no es Sudakia, otro error del carácter transitivo.

Esto en política ocurre mucho. ¡A ver muchach@s si dejamos de hacer mal la contabilidad del porotómetro!.

Sudakia…un día serás de verdad.

Quien te viera
pensar mientras
sola llevas sombras del jazmín
sobre tu cabeza

Mural Calle 8 de Octubre, Montevideo Uruguay. Hallado en el blog Con la Cámara en el Bolsillo

Quien pudiera
ser la pena
que entre el agua
descansa en tus ojos
triste luna llena
Si supieras
que un día serás de verdad
y habrá quien me quiera.

La pájara voló (dijo que se fue a Sudakia)

En enero de este año publiqué esta entrada. La reedito con postdata


En el 2012 yo pensaba que Luxor era una mujer por la temáticas de las pinturas de esa época.

Luxor. Artista popular platense. Foto Santiago Goicoechea. Los derechos le pertenecen

 

……………………….

El arte libre suele ser matado por la propaganda política o comercial. Los afiches tapan las obras de los artistas callejeros. Algunas veces son otros artistas que desesperados por encontrar superficies aptas, terminan tapando obras ajenas.

El caso de Luxor es singular. Se tapa a si mismo.

Street Art. Mural de Luxor. Sin clientes no hay prost…Vamos las mujeres
Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Street Art. Mural de Luxor. Las Mujeres Deciden
Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Tal vez simplemente la pájara decidió cambiar de posición y Luxor no tuvo nada que ver. Ella decide


PD: del 5/7/2016

Pasé por la esquina de la pájara. Se fue. Dejó un fueguito.

Mural Luxor. La Plata. Foto (pedorra de celular) El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Me pasé por el Facebook de Luxor a ver si encontraba esta foto y algún comentario suyo en relación a la obra. Su comentario fue  “Siembra, resiste, crece, lucha….buena semana….”

A Sudakia en ballena cerca de la quinta del ñato

Camino hacia Sudakia. La busqué adentro y nada. Salí a los barrios. Cerca de la Quinta del Ñato (1) de La Plata,  me sorprendió un mural con el sello inconfundible de Luxor,  pero se ve que es una obra colectiva.
Allí hay un dios rajado de una pirámide que busca Sudakia arriba y abajo (abajo del mar, arriba de una ballena)

Mural Luxor (y otros) La Plata, barrio del cementerio. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

(La intro con solo de contrabajo está a cargo del Mono Hurtado, luego vendrá la guitarra de Morgado)

(1) La quinta del ñato es el cementerio. Es una expresión del lunfardo: las calaveras no tienen nariz. A esta frase se la he choreado a Borges de la milonga El títere (si pincha escuchará a Edmundo Rivero, al bandoneón de Piazzolla y la letra de Jorge Luis Borges). Si. Me debe un capitán del Espacio triple de chocolate.