Sudakia prometida

Promesas I

Dios le prometió tierras a Abraham. Promesas hipotecarias de campaña. La tierra prometida. Desde entonces hay quilombo inmobiliario.

Sudakia es el camino. Pero este camino está fangoso.

Lo prometido es deuda. En el tercer semestre llegará Sudakia.

Si …deuda. Deu-da. Ahora tiene que pagar los intereses de la deuda que contrajo para pagar los intereses. Sudakia es el camino . Ja!….


Promesas II

El rema, rema. Rema en dulce de leche.

Ilustración. Grego. Afanado de su blog. Pinche y salúdelo de mi parte.

El le promete todo. El oro y el moro.

Y ella accede.

Ilustración de Flavita Banana. Los derechos le pertenecen.

Bueno. Casi.

 

 

Anuncios

Re volver en la máquina del tiempo

Recuerdo que hasta los noventa  un departamento era más caro si tenía instalado una línea de  teléfono. En los clasificados esto era destacado y destacable.
A veces sucedía que luego de más de quince años de espera, por fin la telefónica instalaba el teléfono en una casa.  Y ese evento merecía una fiesta con invitados.
En Guaminí, donde pasé una parte de la infancia, viví el paso al telediscado. Hasta ese entonces, todos los teléfonos eran iguales, de color negro y con una manija en el costado derecho. Al descolgar, una telefonista preguntaba a qué número queríamos llamar. Recuerdo el número del teléfono de la casa de mi  amigo Ignacio Flaherty que era el 5. Si, 5. No es que empezaba con cinco, ni que fuese un prefijo. Cinco a secas.

En Guaminí no había kiosco de revistas. Vendían revistas y diarios pero en locales en los que se podían comprar  otras cosas. Por eso cuando visitábamos a la tía Irene en Buenos Aires, un mundo alucinante se me revelaba: ascensores con puerta tijera, micros de pasajeros…¡un tren que viajaba por debajo de la tierra !  y cientos kioscos con historietas.

Casi nadie compra el diario de papel y las revistas son mayoritariamente de formato digital.


En 1976 el ministro de economía argentino de la dictadura de 1976 José Alfredo Martínez de Hoz acuñó la frase: “achicar el Estado es agrandar la Nación”.
Fue la instalación de un nuevo modo de acumulación del capital y una reacción frente al Estado de  Bienestar peronista.
La vuelta a la democracia agrandó el Estado, pero los noventa lo pauperizaron.
El Estado de Bienestar resurgió de sus cenizas en formato populista y se agrandó, pero la reacción conservadora lo volvió a achicar.

Diario Clarín 2/09/2018

El disco de pasta fue reemplazado por el de vinilo, el de vinilo por los cassettes de cinta  y estos por los CD que ya están prácticamente desaparecidos. (hubo formas intermedias y paralelas, pero no es indispensable mencionarlas)

Con la aparición de los videocassettes los cines entraron en decadencia y florecieron los videoclubes. Pero el cine resurgió y desaparecieron los videoclubes.

El invento del  streaming está transformando la televisión y las lógicas del consumo de productos audiovisuales. Pero volvió Tinelli.

Y volvieron los vinilos…el trueque, los comedores barriales, las personas que revuelven basura buscando comida.  Puta madre…¿Re Volveremos a Sudakia?… Si. Vamos a Re Volver.

 

 

Sudakia off-topic

Difícil salirse de la agenda pública. En contextos críticos los off-topic pasan desapercibidos, en el mejor de los casos. Lo común es que inspiren indignación. Sudakia es impertinente.
Richard Wagner, compositor alemán, escritor, antisemita.  Esta no será su biografía. Solo me quedo ahorita con la Cabalgata de las Valquirias, el tercer acto de la ópera Valquirias.
He logrado separar la obra de su autor. Ya no se me viene a la cabeza  la inspiración de su obra para el nazismo, ni las imágenes de los helicópteros arrasando la aldea vietnamita en la película de Cóppola Apocalipsis Now.


¿A qué viene esto?…Ni papa de idea. Hay un cierto clima de helicóptero en el aire y una cosa me llevó a la otra. Sudakia es infundada. No confundamos crisis económica con crisis política ni condiciones objetivas con subjetivas.

Escuchando la cabalgata del alemán, voy definiendo la búsqueda por oposición. Sudakia no puede ser épica ni una epopeya. Sudakia es minimalista, cotidiana, mundana, provinciana, payuca que desconfía (si se me permite el oxímoron).

Sudakia se caga en el dolar. En Sudakia no hay brokers ni intermediarios de ninguna naturaleza. Todo lo debemos hacer nosotros mismos. Loparió

A Sudakia sin esfuerzos

Frecuentemente escucho que el gobierno hace esfuerzos. Pide esfuerzos y hace esfuerzos. Hay una asimetría en esa relación.

¿En qué consiste el esfuerzo de los funcionarios públicos?…
¿Se gastan más calorías?…¿Hay fatiga muscular?…
¿Achican sus honorarios?… Noup.

Hay esfuerzos, pero de otro tipo. Cada vez que un funcionario menciona sus esfuerzos se  refiere a que la medida que está tomando es impopular. Eso significa que una parte de su capital político está en riesgo. Tendrá que aguantar sobre sus espaldas protestas de los sectores afectados, de la oposición, de los aliados díscolos. Esa será una parte sustancial de sus esfuerzos.
Estará más expuesto a que alguna filtración revele los verdaderos beneficiados. Incrementará sus niveles de estrés.
En términos altusserianos, los aparatos ideológicos del estado deberán perfeccionar sus estrategias de creación de sentidos colectivos para transformar al hambre de hoy en el pan para mañana, terceros semestres prósperos, y ficciones así.  Y eso implicará más concesiones al cuarto poder y un ejército de trolls a modo de peones del quinto poder.

Los denodados esfuerzos de los mandatarios siempre exigen sacrificios de los gobernados: enorme cantidad de perjuicios colectivos.

 

A Sudakia se llega sin alardear de esfuerzos.

Regreso

En esta orgía neoliberal me ha surgido la búsqueda. No me lo propuse. Quedo estupefacto ante el hecho consumado. Estoy buscando desesperadamente  Sudakia.

Algo me dice que es redonda. Lo redondo es amable. Tal vez Sudakia sea amable. Posiblemente sea lúdica y la oportunidad de mostrar habilidades personales y colectivas.

Pinocho Routin me dijo un día que si le pego un boleo bien fuerte,  el tiempo que tarda en caer es un tiempo sudaco. Instantes inolvidables. Y si es con amigos puede prolongarse toda la tarde.

Del estribo

Como le pegaba el Negro Raúl
Cómo la bajaba Luisito
Cómo se tiraba el Picoco
Como rezongaba Palito
Cómo se reía el Polilla
Cómo prometía Fernando
Cómo la pisaba Territa
Cómo los dejaba pagando

PD: No estaba en la web. Tuve que subirla de un boleo bien alto a YouTube. Quien sabe cuando dure en el aire, así que escúchela y disfrute Sudakia mientras pueda porque las reclamaciones por derechos la harán caer

Nuevo blog

¡¡¡Hola samig@s!!!

La búsqueda de Sudakia no ha terminado, pero el blogsisto si. Sin embargo la necesidad de escribir ha vuelto. Si quieren asomarse, hay un nuevo blog:  Buscando Blog es su nombre. Bienvenid@s tod@s a esta nueva aventura

https://buscandoblogblog.wordpress.com/