Pascin pinta Sudakia

Pascin es el seudónimo de Julius Mordecai Pincas (1885 -1930), pintor de origen búlgaro nacionalizado estadounidense que vivió en Francia.

Le pedí que me dibuje Sudakia. Que arranque con algo…No sé..¡Una ola!…

Como no soy bueno para el dibujo le encargué a Sfar que dibuje mi pedido de dibujo a Pascin.

Novela Gráfica Pascin: La java bleue. de Joann Sfar 2006. Página 9

Pacin dibuja minas en pelotas. También le va la explicación de la ola, porque sus modelos y él mismo permenecerán solo segundos inmóviles.

Pedirle a Pascin  que dibuje Sudakia es complejo. Necesito definir las cosas, ponerles nombre. Pascin se enoja.

Novela Gráfica Pascin: La java bleue. de Joann Sfar 2006. Página 71

Me manda a la mierda. Se va al cabarulo Le Sphinx  a escuchar a Frehel. Ella está hecha bosta, pero canta como una diosa.

 

 

Anuncios

Canelones de Sudakia

En el Hemisferio Sur estamos en otoño terminal cuasi inverno. Por acá hay frío, humedad, niebla matutina. En fin. El camino a Sudakia se pone complicado y hay que reponer fuerzas.
Unos canelones, unos vinos y seguimos. Cocina El Sabalero. El tipo es tradiconal para pensar el lugar de la mujer, pero cocinando y cantando es un monstruo sudaco.


Audio robado de Radio Sarandí 690

 

 

Regalo de Boda

La mujer recién casada
debe hacer de la comida
para sentirse querida
una cosa muy sagrada.
Si tenés cuatro cebollas
un ajito y dos morrones
cien gramos de champignones
ni pensés en ensaladas.
En un domingo de sol
picás todo menudito
y te cambiará el gustito
el aceite ‘e girasol.

Fritás a fuego bajito
sin que se te queme nada
ponés la carne picada
y tinto, sólo un chorrito
Y cuando mueran los rojos
y aparezcan los marrones
le encajás los champiñones
aceitunas y otros mojos
Mojitos como el laurel,
orégano, pimentón
sobre todo corazón
buscando el gustito aquél
el gustito de mamá
que se nos quedó en el sur.
Ahhh, no te olvides del yogur
que es lo que suaviza más.

Una salcita casera
con tocino y con tomate
hacés entre mate y mate
mientras pensás en zonzeras
Pero cuídese negrita
cuando empiece con panqueques
si se ponen muy tembleque
le quedarán tortafritas.

El fondo de la asadera
con salsa lo cubre en pleno
y no perderá el relleno
si emplea buenas maneras
como quien pone canciones
en el sueño de un bebito
un poco separaditos
coloca los canelones.

El queso se desparrama
sobre toda esta belleza
y mientras pone la mesa
le pega una buena horneada
y estimulando su esmero.
Y diciendo “a lo hecho pecho”
le dice ¡Muy buen provecho!
El Pepe y El Sabalero

Bien podríamos hacer una siestita antes de arrancar. Quién te dice que Sudakia no esté bajo las frazadas.

Agüita linda

Una entrada viejita ha llegado desde el 2013 a saludar.


Caminando hacia Sudakia por la calle 5 levanto la vista. Saint-Exupéry, le hizo decir al principito que los adultos no miran hacia arriba. Desde que leí ese pasaje (a los seis años) tengo tortícolis, pero descubro cosas.

autoridad del agua

Un edificio administrativo provincial con autoridad sobre el agua.

Interesante.

Parece que Sudakia y el agua tienen conexión.

Wittfogel me comentó una vez (Chiste. Nunca tuve ese privilegio) que en China y gran parte de Asia, el Estado surgió a partir del control del agua. El agua es imprescindible para vivir. Las obras hidráulicas para encauzar las corrientes, defenderlas, regular sus flujos, generaron la burocracia y el ejército… o sea el estado.
Los evolucionistas proponían secuencias de complejidad creciente para las organizaciones humanas: bandas/tribus/reinos/señoríos/estados con diversas variantes.

Siempre hubo una tendencia para explicar las formas sociales en clave de evolución: de lo más simple a lo más complejo, de lo primitivo a lo civilizado, de lo más pior a lo más mejor.

Otra tendencia es la teleología. Podemos recordar al cabezón, con eso de que estamos condenados al éxito.

No me pondré aquí a criticar el evolucionismo, que es evidentemente débil teóricamente. Además siempre al final de la escala evolutiva está la sociedad a la que pertenece el creador de la escala.

Tampoco criticaré en mi sudakia querida al pensamiento teleológico ni al determinismo geográfico/ambiental para la explicación de la cultura.

Los textos sobre el despotismo oriental de Wittfogel revelan una relación significativa entre el tipo de formación social y el agua, a la que no habría que desatender. Quien controla el agua, en este planeta, tiene el poder.

No sé si Sudakia será una banda. No creo que sea tribu, reino o señorío. No sé si será un estado. No creo. Lo que si, me permito una reflexión sudakiana:

Hay que tener el poder suficiente y autoridad como colectivo para controlar que nadie que nosotros no queramos, tenga el poder y la autoridad suficiente para controlar el agua.

Y dicho esto, dejo atrás el edificio autoridad del agua (de dudosa autoridad) y recuerdo este cuento del niño Roberto Fontanarrosa que recoge las lecturas conspirativas, que primero me hicieron reír, y al final se me heló la sangre


Y pa despedirnos, el Nigger versiona a Los Piojos.

Calles de Sudakia

A Sudakia la busco en la calle. Camino.

Y junto con Leo Maslíah me pregunto

Si hay una calle llamada Constitución
y hay una calle Constituyentes
Si hay una calle llamada Libertador
y hay otra calle que es Libertad
¿Por qué será? ¿Por qué será que
ninguna calle se llama Opresión?
¿Por qué será? ¿Por qué será que
ninguna calle se llama
Flagrante violación a la Constitución?
Si hay una calle llamada Defensa,
¿por qué no hay que se llame Ataque?
Si está la calle llamada Trabajo,
¿por que no está la que se llama Explotación?
Si hay una calle Del Comercio,
si hay una calle De la Industria,
¿por qué no está la calle, la calle, la calle
De la Especulación financiera?
¿Por qué no está la calle De la Indexación?
¿Por qué no está la calle De la hiperinflación?
¿Por qué no está la calle De la desocupación?
Si hay una calle llamada Igualdad
¿Por qué será? ¿Por qué será que
ninguna calle se llama Todo para mí y nada para ti?
Si hay una calle llamada Independencia
¿Por qué no hay otra que se llame Total independencia del Fondo Monetario?
¿Por qué no hay otra que se llame También dependemos del Banco Interamericano de Desarrollo?
Si hay una calle llamada Justicia
¿Por qué no hay otra llamada Me cago en vos?
Si hay una calle llamada Fraternidad
¿Por qué no hay otra que se llame Yo contigo no tengo nada que ver?
Si hay una calle llamada Democracia
¿Por qué no hay otra que se llame Dictadura militar?
Ninguna calle se llama Depresión
Ninguna calle se llama Recesión
Ninguna calle se llama Refinanciación
Ninguna calle se llama Carta de intención
Ninguna calle Privatización
Ninguna calle se llama Inquisición
Ninguna calle Malversación
Ninguna calle se llama Subió la papa
Ninguna se llama Promesa electoral
Si hay una calle que se llama Libertad
¿Por que no hay otra que se llame Represión?
Si hay una calle que se llama Trabajo
¿Por qué será, por qué será que
Ninguna calle se llama Cansancio?
Si hay una calle llamada Trabajo
¿Por qué será, por qué será que
Ninguna calle se llama Paro general?
Si hay una calle llamada Trabajo
¿Por qué será, por qué será que
Ninguna calle, ninguna calle
se llama, se llama Diversión?

Digo yo:
Si hay una calle que se llama   Vilcapugio
y hay una calle que se llama  Combate de Pocona…
¿por qué será
por qué será que
no  hay una calle que se llame
Diego Maradona?

Street art La Plata. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Danza de Sudakia

Sudakia ya tiene mapahimno, banderaplaza, rutas, arrabal, religión, arroyo, ríomáquina, circo, clubcontabilidad , dulce, postre, piano,  hasta oreja tiene. ¡Le falta una danza!…
Se la encargué a Eduardo Mateo.
Dice Mariana Ingold:

¿Cómo se baila? Sencillo, sin saber cómo, Mateo te guía y seguro te pone una sonrisa en la cara.

A la versión por Mateo no la conseguí. Hay muchas. La de Pedro Aznar es bella.

No me decidía si poner la de Hierbacana (unas minas platenses geniales) o la de Kevin Johansen y Fernando Cabrera.  Van las dos.

Riesgo Sudakia

Ojo. ¡¡¡¡¡Entrada re-trotska que puede afectar gravemente a su tercera posición.!!!!


A Sudakia la busco en la calles, a pata, a veces desde mi Kangoo. La busco en la computadora, en en celular.  La busco durmiendo, en estado de vigilia.

Estos días la búsqueda de Sudakia se está contaminando con anuncios alarmistas.

Más bien animistas.

Los mercados  están nerviosos, se malhumoran, están cautelosos.

Se habla del mercado atribuyéndole sentimientos, estados de ánimo. Como si se tratara de un ser.

Desde una mirada antropológica el animismo está a la base de las religiones. Se trata de dotar de alma a seres y cosas y adorarlos. Es más complejo y extenso  pero en el fondo no deja de ser eso.

Al análisis antropológico se puede sumar el marxismo clásico: el fetichismo de la mercancía que  oculta que la transacción de mercancías (objetos, títulos, valores) se trata de  relaciones sociales entre personas. Se trata de explotación (en la economía real) y de especulación de prestamistas en la economía financiera .

¿Quienes son los mercados?… Un grupito de especuladores conchisumá/pijitupá.

 

¿Quién compra los dólares? ¿Dónde viven los mercados? ¿En qué habitaciones esperan que comience la hora de las negociaciones? ¿Sienten adrenalina mientras la timba de las pizarras electrónicas va marcando qué enorme porcentaje de nuestro salario vamos a invertir en breve para comprar un kilo de pan? ¿Dónde escuchan los mercados los mensajes que se suponían iban a tranquilizarlos?¿los mercados son empresarios? ¿qué producen sus empresas? ¿La confianza de los mercados es tan misteriosa o más que un dogma de fe? ¿Pueden los mercados soñar con ovejas? ¿Las ovejas con las que sueñan pastan en el Banco Central o comemos el pasto en el que los mercados convierten nuestros ingresos? ¿Somos los corderos de los mercados? Pocos, pocas, prácticamente nadie conoce sus caras, sus nombres, sus locaciones; están desencarnados y sin embargo su autoridad no se discute. Los mercados mandan, hay que calmarlos y alimentarlos, hay que hacerles promesas como a los novios en el amor romántico, hay que darles confianza –justo, confianza– para que no se sientan amenazados y te coman la mano. No tienen fidelidades a largo plazo y calcando la forma circular que tiene la violencia machista para someter, pegan, consuelan de su propio daño, exigen recompensa por ese consuelo y si no, vuelven a pegar; más fuerte que antes. Los mercados y su sacrosanta autoridad, su mirada puede modelar lo deseable o convertir en desperdicio la misma materia que no se termina de saber tampoco exactamente cuál seria ¿las tasas de interés? ¿el sistema impositivo? ¿los salarios de hambre, ideal explotación capitalista pura y dura?… (…)

Marta Dillon, 31 de agosto de 2018

Fragmento. Puede leer todo el texto en https://www.pagina12.com.ar/138914-quienes-son

Claro…no le expliqué todo. El fetichismo de la mercancía se relaciona con la plusvalía (absoluta y relativa). Pero no haré un tratado de economía política en estos tiempos en que la aseguradoras de riego Sudakia están agitando. Lo explica Belek a ritmo de pasodoble/cuarteto infantil.

 

Desde que hay ricos y hay pobres
no es cosa de magia negra
es culpa de explotadores
que están acá en la tierra
se llama capitalismo
hijo, ya es hora que entiendas
militarás con tus compañeristos en ronda cantando así:
el fetichismo de la mercancía
se relaciona con la plusvalía
son mecanismos de las patronales
para explotar otras clases sociales
pero el obrero que se revela
el mecanismo se le devela
toma conciencia que está alientado
y se da cuenta que es un explotado
si tu papá trabaja todo el día
es absoluta esa plusvalía
si tu papá llega a casa cansado
es relativa esa plusvalía
¡Se pudre todo!…¡Viene la huelga!
¡El mecanismo, que se detenga!
un juez un cura y un diputado
dicen a coro ¡La huelga es pecado!
más habrá un día, yo sé no es verso
será de todos el Universo
no más patrones, no más explotados
hombres, mujeres, unidos y hermanos.
Hijo, nosotros, la patria
nada más todos seremos
el burgués capitalista
cuenta su sucio dinero
haremso revoluciones
obreros serán gobierno
juguetes en todos lados
Marx, Lenin, en ronda cantando así:
el fetichismo de la mercancía
se relaciona con la plusvalía
son mecanismos de las patronales
para explotar otras clases sociales
pero el obrero que se revela
el mecanismo se le devela
toma conciencia que está alientado
y se da cuenta que es un explotado
si tu papá trabaja todo el día
es absoluta esa plusvalía
si tu papá llega a casa cansado
es relativa esa plusvalía
¡Se pudre todo!…¡Viene la huelga!
¡El mecanismo, que se detenga!
[y en el minuto 3:03]
ops. 🙂

“(…) Ninguna de las metáforas que se usan para hablar de los mercados, sus activos y sus pasivos, sus fugas, pérdidas, liquideces, ajustes, hablan de estos terrores que padecemos quienes lo vemos por tevé. La imaginación se agota y no es sólo el rey si no la vida cotidiana la que también queda desnuda en su insipidez sumisa al sistema de sacrificio y postergación del deseo ¿de qué fiesta se habla cuando nos pasan la factura? Detrás de que muro sucedió.

La fiesta, en todo caso, está en la calle, aunque como siempre sea bajo la lluvia. Y tiene su propia semántica. Y límites para la paciencia.”

Marta Dillon, 31 de agosto de 2018

Otro framgmento.  Puede leer todo el texto en https://www.pagina12.com.ar/138914-quienes-son

Sudakia codificada

Estoy buscando el código de Sudakia. Hace años comencé a estudiar el lenguaje de programación Python. Abandoné rápidamente. Era una aventura autogestiva y sin guía. Completamente al garete.

Retomé hace una semana. Las condiciones han cambiado completamente: esta vez… ¡Será una aventura autogestiva y sin guía!…Puta madre…Pero he decidido que no abandonaré hasta aprenderlo.

El ícono son dos pitones. Pero no se engañe. Su inventor,  el holandés Guido van RossumDictador Benevolente de por Vida “Benevolent Dictator for Life’“) no le puso a su lenguaje de computación ese nombre por los ofidios, sino por los Monty Python, a los que admira.

Tan de por vida no fue su dictadura. Abandonó su cargo el año pasado.

Volvamos al código de Sudakia. Bajo la superficie de lo que vemos hay otro mundo oculto. Bajo el capot de su coche se encuentran elementos que hacen que su vehículo lo transporte, Bajo el yo está el ello. Bajo la bombacha está … si. ¡Sudakia!. ..

Los programas que hacen funcionar el mundo están escritos en códigos. Pues bien…  aprendiendo a leerlos se puede saber cómo es que las cosas funcionan. Pero esa habilidad no es voyeurista. ¡Permite escribir!…

Claro. Los lenguajes conviene aprenderlos de chico. Pero lo posible y lo que conviene no siempre se dan la mano. ¡¡¡¿Cómo que no?!!!!  ¡¡¡He dicho que sí!!!!.

Me gustaría tener una discusión

¿El código de Sudakia?… ¿O Sudakia es  la propia búsqueda del código?… ¿O la posibilidad de codificar?… ¿O todo eso?…

Para poder ver un saludo y una expresión típicamente sudaca en python hay una sintaxis adecuada.

>>>print(‘¡Hola, Sudakia!’ + ‘…¡Loparió!’)   # Ud. tipea este código en una terminal interactiva y obtendrá la magia
¡Hola, Sudakia!…¡Loparió!
>>>