Sudakia y Ud.

Esta entrada es del 19 de septiembre del 2013 y fue publicada en mi blogsito El Sudaca Renegau. Ahora viene a saludar a Sudakia. La ruta hacia Sudakia está plagada de obstáculos. Hay señales pero Ud es Ud.


15444887137_1f3ee2b6d4_o

  • Usted tiene una idea del bien, del mal, de la sociedad que quiere.
  • Usted cree que viene la derecha, que abrirán la canilla verde y nos endeudaremos nuevamente y con el líquido circulante habrá una falsa primavera, clase media feliz, importados, tasas altas, capital financiero, desindustrialización, incremento de la desocupación, mano dura. Que se eliminará la letra K del alfabeto bajo pena de cárcel, y para contar hasta diez, se descontarán los  números 6, el 7 y  8. Que habrá resistencia y luego el pueblo reconsiderará.
  • Usted cree que vuelve la paz social y que se termina el país divido, la corrupción y el maldito cepo al dólar. Y que se conseguirán repuestos para todo, y que bajará la inflación y la soberbia de los dirigentes.
  • Usted sabe de medios y fines. Sabe del sabor de los sapos.
  • Usted sabe quién es quién.
  • Usted está verde y es fácilmente influenciable.
  • Usted es joven, milita y está lleno de propuestas y expectativas.
  • Usted es joven, milita y lo hace por plata.
  • Usted es joven y la política le chupa un huevo.
  • Usted es demasiado joven para tratarl@ de Usted.
  • Usted nunca se animó a militar. Quiere pero no activa.
  • Usted tiene algunos años vividos. Sabe de promesas, de slogans.
  • Usted necesita creer.
  • Usted se ha mortificado.
  • Usted vota con un broche en la nariz.
  • Usted se ha reencontrado con la política.
  • Usted ha ganado.
  • Usted no vota.
  • Usted ha perdido.
  • Usted es viej@ y la política le chupa un huevo.
  • Usted está de vuelta.
  • Usted en otros tiempos ha estado dispuesto a dar la vida y ahora ni en pedo.
  • Usted en otros tiempos ha estado dispuesto a dar la vida. Y ahora pone el cuerpo y el alma.
  • Usted tiene dudas.
  • Usted tiene certezas para repartir.
  • Usted ha tenido que irse. Puede comparar.
  • Usted siempre estuvo aquí. Tiene memoria y puede comparar.
  • Usted es viejo, milita y está lleno de expectativas.
  • Usted quiere creer.
  • Usted está hart@.
  • Usted cree que cuanto peor, mejor.
  • Usted cree que cuanto peor, peor.
  • Usted cree que cuanto mejor, mejor.
  • Usted cree que cuanto mejor, peor.
  • Usted banca todo sin reservas.
  • Usted tiene reparos pero los trapos sucios se limpian adentro.
  • Usted manda fruta.
  • Usted cree que la política es una cagada.
  • Usted tiene miedo de arriesgar todo lo que considera ganado.
  • Usted cree que la política es la posibilidad de transformación.

15444748938_759488794a_o

Prohibido adelantarse por la derecha

15628207551_af45a7e2e2_o

Peligro de restauración clerical

15444749238_de8ed21af8_o

Dinosaurios vivos

15628207681_287fd69506_o

Para avanzar hay que pagar

15444749168_49b5ea87ba_o

Peligro de chamuyo.

Seguramente algunos de todos es Ud, pero no del todo. Si se sube a la ruta electoral, tenga la vtv al día, registro, cinturón puesto.  Tenga cuidado porque hay baches que no pudieron ser sepultados bajo la finísima capa de asfalto electoral. Antes de elegir, atienda a las señales que lo advierten.

¿Antipolítica?… ¡No gracias!… Porque si se queda parad@ se lo llevan puesto igual. ¿Que quiere consejos?… Cagamos. No tengo. Es más… si tiene alguno avise. L@ dejo. Usted tiene mejores cosas que hacer que leer este blog.

Anuncios

Ceci n’est pas un blog.

Ceci n’est pas une pipe Esto no es una pipa.

René Magritte lo dijo en un cuadro en el que se ve una pipa y armó un despelote. Gregory Bateson dirá que el mapa no es el territorio y el nombre no es la cosa nombrada. Un salto lógico entre signo y cosa representada. La representación de la realidad no es la realidad.

Con un amigo decíamos “la palabra pedo no da olor”. Pero ya no estoy seguro de ninguna de mis certezas. Al problema de la representación se suma el problema ontológico. El ser, lo real.

Las formas, los procedimientos aprendidos se adecuaban a ciertas coordenadas espacio/temporales y no son tan efectivas en nuevos contextos.  Ya no estoy seguro ni de las múltiples representaciones de la realidad. De las propias y de las ajenas.

“Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profano, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas” dice Carlitos en El Manifiesto Comunista.

Ilustración de Alberto Montt. Los derechos le pertenecen. “Yo sabía exactamente quién era. Mi conflicto de identidad empezó cuando conocí la obra de un tal Magritte. Loparió al chileno Montt. Lo parió al belga Magritte.

Si  digo “campaña política”…  ahora hay que combinar su significado previo (militancia territorial, pintadas, programas de televisión, carteles. debates, y la consabida fórmula Goebbeliana “miente, miente, que algo queda”, rebautizada como post-verdad) con una serie de conceptos con los que hay que familiarizarse. Data Mining (Minería de datos)   Big Data (Macro Datos), visual thinking (pensamiento visual), Web scraping (recopilación de información web), Microtargeting (micro-focalización), Fake news (noticias falsas), Lawfare (guerra de enjuiciamiento a opositores).

Por el voto cautivo oficialista y por el de la oposición no se preocupan demasiado. Van por el tercio indeciso con técnicas de individuación y ciber-propaganda  focalizada.

¿Sudakia será surrealista?… Sudakia, te busco. Ni sé lo que busco.

Lo quiero ya

Hasta que choque China con África
te voy a perseguir,
sería bueno que pidieras
que la tierra se mueva
hasta que China choque con Africa
te voy a preguntar:
No sé lo que quiero, pero lo quiero ya
si yo fuera tu esclavo te pediría más.
No sé lo que quiero, pero lo quiero ya,

de la novela gráfica Magritte, esto no es una biografía. Ilustraciones de de Thomas Campi y guión de Vincent Zabus. (2018)

si fuera tu esclavo te pediría más.Nada te ata a leer la novedad,
nadie te pisa, nadie te invita,
ni te van a chupar.

No se lo que quiero, pero lo quiero ya.

No se lo que quiero, pero lo quiero ya,
no se lo que quiero, pero lo quiero ya,
No sé!

Sudakia del futuro

Keynes dijo que en el largo plazo todos estaremos muertos. Una frase que los economistas del tercer semestre debieran tomar en cuenta. Últimamente vengo suponiendo a Sudakia en el pasado, al contrario que los utopistas. Todo tiempo pasado fue mejor y no lo sabíamos. Pero…¿Y si fuese que está allá adelante?…

Sudakia está por venir.

Burda (Alejandro Burdisio) se imagina el futuro y lo pinta. Un futuro sudaca.

Nos aferramos al pasado, a lo conocido. La cultura modela lo que es posible imaginar. Un Fiat 600 y un Citroën 3CV allá en Sudakia. Y churros con dulce de leche.

Mirá que Sudakia puede ser lo que sea. Y no. Es un tango cantado por Rivero.

 

Sudakia

A veces tiendo a pensar que Sudakia está en la infancia. Cada uno sabrá.
Lo cierto es que mientras se transita esa etapa, no se percibe. Uno no agradece cada  instante en que no le duele la muela.

Pero algunos que han perdido la patria sudaca del pasado, intentan volver aguzando el ingenio, la destreza. De adultos, de viejos, intentamos los caminos a las tierras simbólicas del pasado sudaco.

Dicen que Picasso dijo que le llevó cuatro años poder pintar como Rafael pero toda la vida pintar como un niño. Pero no.

Ahora Hancock habla como un niño. Pero no.

Y Grego (Pablo Agustín Gregori) dibuja como un niño. Pero sus palabras no son de niño.

Tal vez Sudakia sea una pequeña porción de recuerdo requetervesionada.

Loparió.

Mi gurí.

Definitivamente Sudakia no está en el diario. Mire que busqué.

En la sección deportes podría haber sido. Pero no.

En internacionales. Menos.

En política

Hay que cagar a tiros a los chorros. Ese es un pensamiento peligroso para los funcionarios de gobierno que lo sostienen, porque si uno se pone a mirar, en dos años me afanaron el 25% del poder adquisitivo del salario.

Una editorial de Chico Buarque en la interpretación deliciosa de Pedro Aznar le contesta a la Ministra de Seguridad

Te busco Sudakia. Te encuentro. Sos chiquita y estás llorando. Después te vas. Loparió.

Sudakia en el río III

Comprobé que en Sudakia el clima es más seco que acá. Las galletitas no se humedecen afuera del paquete.
Los mocos se ponen duros al otro día de llegar. Sacarlos con los dedos es un contento a riesgo de que la débil mucosa nasal se lastime y forme cáscara. Entonces comenzará una interminable juego de eliminación y engrosamiento de coágulos que dificultarán la respiración.

En Sudakia hay río y sauces en la orilla. Los árboles aportan sombra, cobijo para las aves y las abejas. También contribuyen al carácter bucólico del atardecer.

En los remansos del río se acumulan alevinos y renacuajos. Las algas y plantas flotantes les proporcionan guarida para los casos de peligro. A veces cruzan caballos y vacas porque intuyen que los pastos tiernos están del otro lado.
Siempre pensamos que lo mejor está en otro lado.

Foto: M.E. Li

Cuando veíamos desde la cumbre de las sierras cordobesas los llanos riojanos, queríamos estar allá abajo. Posiblemente alguien desde el llano anhelaba la altura serrana.

En Sudakia el sol pica. Una comezón que se mitiga con chapuzón en el río.

En Sudakia hay aves blancas que de lejos simulan ser bolsas de nylon enredadas en los árboles. La mejor estrategia para no ser vistos es estar disponibles. Las remeras de estas aves tienen bordes negros porque no hay que exagerar con el mimetismo.

Monjita Blanca (Xolmis irupero). Foto: Adrian Braidotti de Aves Argentinas.

Las monjitas blancas, que así se llaman estas aves, detestan la castidad y son proclives al recogimiento.

Repito que en  Sudakia hay río. La distancia más corta entre dos puntos es una curva. Como dijo El Comandante Cansado…”¿Para qué la vamos a hacer fácil si la podemos hacer difícil?”… El fondo de Sudakia está a pocos centímetros de la superficie. No hay que hacer elucubraciones ni dobles lecturas. Sudakia es transparente. En el fondo de las cosas hay arena  hecha de cuarzo, mica y piedritas ígneas y volcánicas.

En Sudakia los ríos se encuentran casi entre las tetas. Bueno, si…entre los cerros Nono. Nonos son tetas en kechua, aunque los kechuas nunca vivieron ahí, así se llaman. Cosas de los nombres…como las monjitas blancas. Como decía, los ríos se juntan casi entre las tetas. Si  hablamos de tetas hablamos de Sudakia.Sudakia está en el Valle de Traslasierra… ¿Tras la sierra visto desde dónde?. Por poner un ejemplo, en Chile, el país trasandino somos Argentina.

Ya partí de Sudakia. Sudakia es una anomalía. Tal vez la próxima vez que pase por Nono Sudakia no esté allí.

Sudaca de velorio

Mi madre se ha muerto. No tenía pareja ni hermanos ni otros hijos. Así que he tenido que ocuparme de todo. También del velorio. A ella no le interesaba ese tipo de ceremonias. Pero mucha gente la ha acompañado en su vida y pensé que tenían derecho a despedirse en un ritual tradicional en el pueblo (pueblo en el doble sentido de popular y de localidad pequeñita).
Este post no será un panegírico sobre mi madre. Es sobre el velorio que ha sucedido en Guaminí.
Este velorio ha sido sin velas, sin plañideras y sin desvelos nocturnos. Algo breve de tres horas. He recibido a repetición la frase “Mi más sentido pésame”. Por respeto a los dicentes me abstendré de opinar sobre este cliché.

La vida se cuela entre la muerte y asoma como risa. La  perplejidad ante la muerte dispara mecanismos de defensa ante la alerta evidente que lo que le ha ocurrido a esa señora que está en el cajón puede ocurrirnos a nosotros en cualquier momento y que indefectiblemente ocurrirá.  Como diría el Tincho Heidegger, no somos para la muerte, entonces la muerte es algo que le ocurre a otros, que ocurrirá dentro de mucho porque pateamos esta situación para adelante. Pero un velorio te caga esta estratagema. 

Estando en el velorio de mi madre he recordado el libro de Oscar Lewis, Una muerte en la familia Sánchez. El antropólogo toma un hecho (una muerte) y lo analiza desde la perspectiva de cada uno de los personajes que está allí. Es más fácil entender un fenómeno si lo analizamos desde la mirada de todos los involucrados.

Tal vez esta mención solo sea una evasión respecto a mi propia situación. Mi madre ha muerto y todas las otras perspectivas no deberían importarme. Hacerme cargo de la situación me pone en un lugar del que me evado con este post. Sin embargo ahí, en esa sala,  he podido llorar, despedirme, y a la vez poner oídos a situaciones que me mostraron  otras facetas de mi propia madre. Otras personas fueron ella y la deformación profesional  ha traído a Lewis y a su método Rashomón a mi propia vida.

Aún en la muerte de mi madre he encontrado a Sudakia. Allí, con mi amigo/hermano del alma sosteniéndome, en el pueblo de mi infancia.

Todavía ando medio aveloriado. Y la vida sigue. Sigo buscándote Sudakia.