Vientos de Sudakia

Dizzy Gillespie,  Wynton Marsalis, Jon Faddis,  Freddie Hubbard, Jimmy Owens y  Vaughn Nark soplan y sus vientos te llevan a Sudakia. Y en estos tiempos del  sin- trabajo Eddy Gomez viene a refrescar con-trabajo.

Vamos a necesitar toda la jeta de Dizzy.

dizzy

Anuncios

El milagro en barro

Puta madre que es difícil amar el tiempo de los intentos, la hora que nunca brilla.
Seguimos buscando Sudakia. Cierto que Sudakia era el camino y no el destino. Cierto carajo.
Gracia José Martí.

Debes amar
la arcilla que va en tus manos;
debes amar
su arena hasta la locura
y si no,
no la emprendas que será en vano;
sólo el amor
alumbra lo que perdura…
sólo el amor
convierte en milagro el barro…

Olla: El Sudaca Renegau. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Debes amar
el tiempo de los intentos;
debes amar
la hora que nunca brilla;


y si no,
no pretendas tocar lo cierto…
sólo el amor
engendra la maravilla
sólo el amor
consigue encender lo muerto…

Lo que debes amar, José Martí.

Sudakia en los esteros

Rumbiamos todos al NEA. Ni bien partimos para  Iberá (agua que brilla, en guaraní) estuvimos en Sudakia

Blastocerus dichotomus o guasú pukú (guaraní). Ciervo de los pantanos macho juvenil. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

pareja de curití (Amazonetta Brasiliensis). Foto>: El Sudaca Renegau, licencia CC 2.0

Yacaré negro. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

pepitero de collar (Saltator aurantiirostris). Foto: El Sudaca Renegau. Liucencia CC 2.0

celestino común (Thraupis sayaca). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

jacana (Jacana jacana) Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

angú (Donocabius atricapillus). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Pajarito (no pude determinar su especie) vigila el sueño de su amigo el carpincho. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

benteveo común (Pitangus sulphuratus). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0.

Ya nos íbamos. Chau Sudakia. Un grupo de vacunos y troperos piqueteros detuvieron nuestra marcha. Una vez que Sudakia te atrapa, no quiere soltarte.

troperos arriando ganado sobre ruta provincial 40, Provincia de Corrientes. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC.2.0

troperos entrerrianos. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

La contabilidad del porotómetro

Años buscando.
Sigo las bitácoras de exploradores anteriores. El violinista alemán Thomas Baltzar la buscó y dejó datos cartografiados. El violinista Patrick lo intenta, pero es de madera. Es joda Patrick Wood… sublime. Parece que Sudakia está en G menor.  ¿G menor?…

Sudakia barroca. No está mal. ¿Será?…Mmmm dijo la nutria y se tiró a la agua.

El otro que dejó notas de su búsqueda fue el rusito Cohen. El tipito reafirma lo de Baltzar. Sudakia está en G menor.

G menor debe ser un mensaje secreto, una clave. Un punto. ……¡¡¡El Punto G!!!

Ilustración de Alberto Montt. Hallado en su web

Allá fui. Ella llegó a Sudakia.  🙂

Sigamos buscando… Perá un cachito:
Si A es la,
B es si,
C es do,
D es re,
E es mi,
F es fa ,

G es Sol.  Si Sudakia es G y G es sol, ¡¡¡¡Sudakia es sol!!!!. Eureka

Mural de Luxor. La Plata. Foto El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Ta bien, no es sol. Putamadre. Con esa cara de ojete seguro que no es Sudakia, otro error del carácter transitivo.

Esto en política ocurre mucho. ¡A ver muchach@s si dejamos de hacer mal la contabilidad del porotómetro!.