Sudakia cambia

Tras el golpe de estado de Pinochet, en 1973, el chileno Julio Numhauser, fundador de Quilapayun se exhilió en Okar (un pueblo de Suecia) y compuso Todo Cambia. Cambió su tierra por exilio. “Cambia, todo cambia, en esta tierra lejana”.

En el tango Chau, no va más. “Vivir es cambiar”, dice El Polaco portavoceando a Homero. Ahora lo dice Cristina.

Recitado de Cristina Banegas en el tango Chau, no va más de Homero y Virgilio Expósito, en el disco Primero, después y al fin de Negro Falótico

“Tomálo con calma… Esto es dialéctica pura, ¡te volverá a pasar tantas veces en la vida!
Yo decía… ¿te acordás?””-Empezar a pintar todos los días
sobre el paisaje muerto del pasado
y lograr cada vez que necesite
nueva música, nueva, en nuevo piano…”
“Vos ya podés elegir el piano, crear la
música de una nueva vida y vivirla intensamente
hasta equivocarte otra vez, y luego volver a empezar
y volver a equivocarte, pero siempre vivir… ¡vivir
intensamente!, porque ¿sabés qué es vivir?…Vivir es cambiar.

El problema del término es que puede ser usado tanto por el oficialismo como por la oposición.

Sudakia es búsqueda. Cambia lo que encuentra, pero buscar…eso no cambia.

Anuncios

Sudakia cangaceira

Desde mediados del Siglo XIX hasta que Getúlio Vargas los hace pelota en la década del cuarenta, los cangaceiros habitaban el sertão (nordeste de Brasil).

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

El cangazo, es el tiro cruzado de los bueyes. Cangaceiros se llamaba a los bandidos rurales del sertao, porque llevaban los cartuchos cruzados en el pecho como un cangazo. Robaban a los terratenientes, ocupaban sus tierras.

Si uno analiza el bandolerismo social desde la mirada de Eric Hobsbawm  (Rebeldes primitivos, estudio sobre las formas arcaicas de los movimientos sociales en los siglos XIX y XX ,1959 y Bandidos 1969), los bandoleros no serían solo marginales fuera de la ley.  “Bandoleros y salteadores de caminos preocupan a la policía, pero también debieran preocupar al historiador”.

El bandolerismo como una de las formas más primitivas de protesta social organizada, aún cuando  el oprimido no ha alcanzado conciencia política, ni adquirido métodos más eficaces de agitación social. Una acción protopolítica.

Hugo Pratt, en Samba con Tiro Fijo (Uno de los relatos de Bajo El Signo de Capricornio, 1970), asume la posición de Hobsbawm.

En la historia de Pratt, a Tiro Fijo lo hacen cagar de un corchazo y Corto Maltés le llena la cabeza a los muchachos para que se rebelen contra los terratenientes.

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Tiro Fijo es un cangaceiro, un personaje de Pratt. No existió fuera de su creación, pero si Corisco, el niño al que el Corto le cede el sombrero. Corisco (Cristino Gomes da Silva Cleto) fue realmente un cangaceiro.

Casualmente, “Tiro Fijo” fue el apodo de Marulanda, guerrillero colombiano co-fundador de la FARC. ¿Se habrá choreado Pratt el sobrenombre para apodar a su cangaceiro de la historia desarrollada bajo el Trópico de Capricornio?… No lo sé.

Corisco (Cristino Gomes da Silva Cleto)

El bandolerismo social “surge especialmente en épocas de estrecheces anormales como hambres y guerras, después de ellos, o en el momento en que los colmillos del dinámico mundo moderno se hincan en las comunidades estáticas para destruirlas y transformarlas” E.Hobsbawm .  Se clava el taco. Hasta acá.

El bandolero social no es un simple delincuente. Recibe apoyo de la comunidad oprimida. Porque al enfrentarse a los opresores, aún de manera delictiva, expresa la rebeldía y el descontento  colectivo.

Sudakia no es un alegato de la lucha armada, ni una plataforma para la toma organizada del poder. Sudakia es rebelde, primitiva y proto-política.

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Ceci n’est pas un blog.

Ceci n’est pas une pipe Esto no es una pipa.

René Magritte lo dijo en un cuadro en el que se ve una pipa y armó un despelote. Gregory Bateson dirá que el mapa no es el territorio y el nombre no es la cosa nombrada. Un salto lógico entre signo y cosa representada. La representación de la realidad no es la realidad.

Con un amigo decíamos “la palabra pedo no da olor”. Pero ya no estoy seguro de ninguna de mis certezas. Al problema de la representación se suma el problema ontológico. El ser, lo real.

Las formas, los procedimientos aprendidos se adecuaban a ciertas coordenadas espacio/temporales y no son tan efectivas en nuevos contextos.  Ya no estoy seguro ni de las múltiples representaciones de la realidad. De las propias y de las ajenas.

“Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profano, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas” dice Carlitos en El Manifiesto Comunista.

Ilustración de Alberto Montt. Los derechos le pertenecen. “Yo sabía exactamente quién era. Mi conflicto de identidad empezó cuando conocí la obra de un tal Magritte. Loparió al chileno Montt. Lo parió al belga Magritte.

Si  digo “campaña política”…  ahora hay que combinar su significado previo (militancia territorial, pintadas, programas de televisión, carteles. debates, y la consabida fórmula Goebbeliana “miente, miente, que algo queda”, rebautizada como post-verdad) con una serie de conceptos con los que hay que familiarizarse. Data Mining (Minería de datos)   Big Data (Macro Datos), visual thinking (pensamiento visual), Web scraping (recopilación de información web), Microtargeting (micro-focalización), Fake news (noticias falsas), Lawfare (guerra de enjuiciamiento a opositores).

Por el voto cautivo oficialista y por el de la oposición no se preocupan demasiado. Van por el tercio indeciso con técnicas de individuación y ciber-propaganda  focalizada.

¿Sudakia será surrealista?… Sudakia, te busco. Ni sé lo que busco.

Lo quiero ya

Hasta que choque China con África
te voy a perseguir,
sería bueno que pidieras
que la tierra se mueva
hasta que China choque con Africa
te voy a preguntar:
No sé lo que quiero, pero lo quiero ya
si yo fuera tu esclavo te pediría más.
No sé lo que quiero, pero lo quiero ya,

de la novela gráfica Magritte, esto no es una biografía. Ilustraciones de de Thomas Campi y guión de Vincent Zabus. (2018)

si fuera tu esclavo te pediría más.Nada te ata a leer la novedad,
nadie te pisa, nadie te invita,
ni te van a chupar.

No se lo que quiero, pero lo quiero ya.

No se lo que quiero, pero lo quiero ya,
no se lo que quiero, pero lo quiero ya,
No sé!

Sudakia del futuro

Keynes dijo que en el largo plazo todos estaremos muertos. Una frase que los economistas del tercer semestre debieran tomar en cuenta. Últimamente vengo suponiendo a Sudakia en el pasado, al contrario que los utopistas. Todo tiempo pasado fue mejor y no lo sabíamos. Pero…¿Y si fuese que está allá adelante?…

Sudakia está por venir.

Burda (Alejandro Burdisio) se imagina el futuro y lo pinta. Un futuro sudaca.

Nos aferramos al pasado, a lo conocido. La cultura modela lo que es posible imaginar. Un Fiat 600 y un Citroën 3CV allá en Sudakia. Y churros con dulce de leche.

Mirá que Sudakia puede ser lo que sea. Y no. Es un tango cantado por Rivero.

 

Sudakia

A veces tiendo a pensar que Sudakia está en la infancia. Cada uno sabrá.
Lo cierto es que mientras se transita esa etapa, no se percibe. Uno no agradece cada  instante en que no le duele la muela.

Pero algunos que han perdido la patria sudaca del pasado, intentan volver aguzando el ingenio, la destreza. De adultos, de viejos, intentamos los caminos a las tierras simbólicas del pasado sudaco.

Dicen que Picasso dijo que le llevó cuatro años poder pintar como Rafael pero toda la vida pintar como un niño. Pero no.

Ahora Hancock habla como un niño. Pero no.

Y Grego (Pablo Agustín Gregori) dibuja como un niño. Pero sus palabras no son de niño.

Tal vez Sudakia sea una pequeña porción de recuerdo requetervesionada.

Loparió.

Mi gurí.

Definitivamente Sudakia no está en el diario. Mire que busqué.

En la sección deportes podría haber sido. Pero no.

En internacionales. Menos.

En política

Hay que cagar a tiros a los chorros. Ese es un pensamiento peligroso para los funcionarios de gobierno que lo sostienen, porque si uno se pone a mirar, en dos años me afanaron el 25% del poder adquisitivo del salario.

Una editorial de Chico Buarque en la interpretación deliciosa de Pedro Aznar le contesta a la Ministra de Seguridad

Te busco Sudakia. Te encuentro. Sos chiquita y estás llorando. Después te vas. Loparió.

Sudakia en el río III

Comprobé que en Sudakia el clima es más seco que acá. Las galletitas no se humedecen afuera del paquete.
Los mocos se ponen duros al otro día de llegar. Sacarlos con los dedos es un contento a riesgo de que la débil mucosa nasal se lastime y forme cáscara. Entonces comenzará una interminable juego de eliminación y engrosamiento de coágulos que dificultarán la respiración.

En Sudakia hay río y sauces en la orilla. Los árboles aportan sombra, cobijo para las aves y las abejas. También contribuyen al carácter bucólico del atardecer.

En los remansos del río se acumulan alevinos y renacuajos. Las algas y plantas flotantes les proporcionan guarida para los casos de peligro. A veces cruzan caballos y vacas porque intuyen que los pastos tiernos están del otro lado.
Siempre pensamos que lo mejor está en otro lado.

Foto: M.E. Li

Cuando veíamos desde la cumbre de las sierras cordobesas los llanos riojanos, queríamos estar allá abajo. Posiblemente alguien desde el llano anhelaba la altura serrana.

En Sudakia el sol pica. Una comezón que se mitiga con chapuzón en el río.

En Sudakia hay aves blancas que de lejos simulan ser bolsas de nylon enredadas en los árboles. La mejor estrategia para no ser vistos es estar disponibles. Las remeras de estas aves tienen bordes negros porque no hay que exagerar con el mimetismo.

Monjita Blanca (Xolmis irupero). Foto: Adrian Braidotti de Aves Argentinas.

Las monjitas blancas, que así se llaman estas aves, detestan la castidad y son proclives al recogimiento.

Repito que en  Sudakia hay río. La distancia más corta entre dos puntos es una curva. Como dijo El Comandante Cansado…”¿Para qué la vamos a hacer fácil si la podemos hacer difícil?”… El fondo de Sudakia está a pocos centímetros de la superficie. No hay que hacer elucubraciones ni dobles lecturas. Sudakia es transparente. En el fondo de las cosas hay arena  hecha de cuarzo, mica y piedritas ígneas y volcánicas.

En Sudakia los ríos se encuentran casi entre las tetas. Bueno, si…entre los cerros Nono. Nonos son tetas en kechua, aunque los kechuas nunca vivieron ahí, así se llaman. Cosas de los nombres…como las monjitas blancas. Como decía, los ríos se juntan casi entre las tetas. Si  hablamos de tetas hablamos de Sudakia.Sudakia está en el Valle de Traslasierra… ¿Tras la sierra visto desde dónde?. Por poner un ejemplo, en Chile, el país trasandino somos Argentina.

Ya partí de Sudakia. Sudakia es una anomalía. Tal vez la próxima vez que pase por Nono Sudakia no esté allí.