Los peligros que nos rodean

Otredad. Palabreja si las hay. Ahora mismidad somos los que estamos de este lado de la puerta. Afuera la amenaza, la rebelión zombi. Yelmos de barbijo, petos y cota de malla de alcohol en gel.
Entregamos toda libertad adquirida con sudor histórico por un mendrugo de seguridad. Impera la doctrina de la seguridad personal. Yo soy mi patria y mi nación. Mi territorio es de un metro cuadrado.

Se aplauden las denuncias de la infracción. Se estimulan. El ojo inquisidor  se está entrenando. El coronavirus de la indolencia haciendo estragos.

Proyectado a partir de improvisaciones espontáneas, sin ningún tipo de partitura ni composición previa y producido por Ulises Conti. Solo piano, cuenta con la particularidad de haber sido realizado por alguien que no es compositor ni pianista,

 


PD:  luego de publicado dos imágenes llegaron hasta mi. Una, medio de coaching que ignoro la autoría y otra del ilustrador Daniel Paz en el diario Página 12 de hoy (29/3/2020). El coaching  me es ajeno, pero vale la pena mirar este gráfico aunque sea de reojo

el-20nudo-20infinito-web-1

566df181-de74-48b7-8d26-b8ff0d89b854

PD2: El mundo está raro. Los neoliberales se vuelven keynesianos exigiendo acciones estatales y los agnósticos positivistas reproducimos reflexiones de autoayuda. Loparió.

Sudakia falsa y milongón.

Buscando Sudakia, escucho a Jaime que busca Sudakia.
Y es así.

El milongón vive en mi corazón.

Pero me resisto. A Sudakia la percibo y me la represento pero solo tengo de ella mapas, modelos mentales. Sudakia autocumplida. Sudakia inventada. El milongón constructivista de Paul Watzlawick.

Voy y vengo.

Sudakia está allá afuera y tengo que encontrarla nomás.  Sudakia es real e independiente de mi.  ¡El milongón materialista!…

¿O es  que Sudakia está en mi mente nomás?… Como Segismundo de Calderón, encerrado en la torre que he nacido, me pregunto si la Sudakia que veo cada tanto no es más que un sueño. Allá afuera no hay nada. Lo único real es mi mente. El milongón solipsista. ¡El idealismo que me caga el marulo!.

De repente me pongo paranoico. Hay una gran confabulación. Soy Truman y a Sudakia me la están inventando. Todos mis interlocutores sudacos son las sombras de la caverna.

Morfeo me dice: -Mirá Neo, Sudakia es una Matrix falsa y tu cuerpo alimenta a  las máquinas  ¡Rescatate chabón!…-  La única verdad es la realidad…

¡¡¡¿Qué es la realidad?!!!

 Puta madre…¡ Platón, Platón, qué grande sos! El milongón platónico.

 

¿Será posible que me esté tragando el diario de Yrigoyen?… Los argentos saben de lo que hablo, pero si estás en otro lado, la frase “diario de Yrigoyen” no te significará nada. Durante el segundo mandato del presidente radical Hipólito Yrigoyen (1928-1930), se creó un diario ficticio para que Don Hipólito pudiera leer noticias redactadas por su entorno para dorarle la píldora. Lo publicado no correspondía a la realidad. Se supone que era un diario La Prensa falso.
¡Todo falso!. Incluso el mito del diario de Yrigoyen. En realidad la existencia de dicho diario fue una mentira inventada por Natalio Botana desde el diario Crítica para desprestigiar al presidente preparando el terreno para su derrota por la dictadura de Uriburu.

¿Sudakia es falsa?… ¿Una zanahoria?… ¿Un invento de Majul?…¿O es real y la mentira de Majul es que habíamos estado viviendo engañados?

Jaime… ¡Encontré el insulto preciso!…

El derecho en Sudakia.

Caminando hacia Sudakia pensaba. ¿Habrá leyes en Sudakia?…

Algunas son como inevitables. La de la  gravedad, por ejemplo. Pero ¿Inevitables?…

Sin dilaciones llamé a mi abogado… en realidad el jefe del buffette que sigue mis pleitos.

-Hola, ¿Dr Sin Perjuicio?-…

-No, si vua sé el Doctor Citado Nosocomio-, me descerrajó a lo guaso cordobés.

-No se haga el vivo,  cagatintas, le espeté.

No se lo esperaba. Silencio. ¿Cortó?…¡Cortó!….  -¡Andá a la puta que te parió!….-

No sé para que puteo si ya no puede escucharme…¿En qué andaba?… ¡Cierto!… La cuestión de las leyes en Sudakia.

La norma, la pauta, la ley, instala un límite externo al vínculo social. Los regula.

Algo se nos impone independientemente de nuestra voluntad.  Sería lo que según Durkheim distingue a una sociedad compleja de una sociedad simple. Para Levy Strauss separa la naturaleza de la cultura. Según  Hobbes es una herramienta del estado, junto con la fuerza lo que se impone para que el hombre, lobo del hombre, no libere su naturaleza lobuna y todo sea un caos.

Bueno. ¡Qué cagada!…  A la mierda las leyes y el Dr. Sin Perjuicio. Vamos por los contratos libres y los pactos voluntarios. Complejicemos las sociedades complejas hasta volverlas simples. Otra de  las características de las sociedades complejas, versus las sociedades simples, es la solidaridad orgánica.  Pues volvamos a la solidaridad mecánica: pacto voluntario, es decir, volvamos al acuerdo entre partes.

La ley del gallinero (esa que está en artículo cuarto, que dice que el de arriba caga al de abajo) no sería necesario abolir, puesto que en Sudakia no habrá arriba y abajo.

Seguí caminando  autocomplacido.  Casi en Sudakia.

Levanto la vista y en un local de electrodomésticos están encendidos varios televisores. Muestran una manifestación, corridas, gases. Están desalojando manifestantes de movimientos sociales que reclaman por comida. Los siguen los señores del palito. ¿Qué palito?

Guión y dibujo de Quino. Los derechos le pertenecen

El señor del palito y gorra me aclaró todas las dudas con ese pragmatismo amoroso que tiene el brazo de la ley.

 

Contramanual de Sudakia III

Buscando Sudakia en la biblioteca pasé a la hemeroteca. Estaba ahí el diario de hoy, ese que dicen que el lunes sirve para envolver papas. Pero en las bibliotecas no hay  papas.

Descontaba que  Sudakia no estaría en  los diarios. Ya lo dijo Sabina. “En el diario no hablaban de ti, ni de mi”.

Y encontré una Guía. La escribía José Pablo Feinman. Bueno, la guía estaba disimulada dentro del diario y a su vez dentro de una nota de opinión. La nota se titula El elefante en el bazar. Y ahí  hay pistas. Contrapistas.

(…) La Guía del perfecto neoliberal. Hay que abrir el país, facilitar las importaciones, exportar lo que el mundo requiere de los países emergentes,

Sin pan y sin trabajo 1894. Ernesto De la Cárcova. Óleo 125,5 x 216 cm.

traer inversiones, lluvias de ellas, someterse a EEUU, pedir créditos al FMI, ajustar los salarios (que son un gasto), esquilmar a los jubilados, viejos que de nada sirven, tener una policía brava, de gatillo fácil, porque el pueblo es naturalmente bochinchero y hace huelgas y manifestaciones callejeras que entorpecen el tránsito,

Sin pan y sin trabajo, Mario Scalerandi y Semola Souto, Témpera sobre papel. Portada de la revista Fierro, septiembre de 2018.

hacer pactos con Europa, que es el taller del mundo como ya enseñara Adam Smith y nosotros el abundante granero, poner hermosa la ciudad de Buenos Aires, que es de ellos, del país que hicieron, ya que hicieron una ciudad sobre la ruina y la derrota de las provincias, nunca un país, y tienen campos, y son los dueños de la tierra y los que deben gobernar porque son superiores. Eso les dice la Guía del perfecto neoliberal, a la que obedecen casi ciegamente. (…)

 

José Pablo Feinman. Diario Página, 1/09/2019

Sudakia es un deseo de distintos tamaños. A veces como una flor,  como un helado, como un país, como un continente.

 

Sudakia diversa sin desigualdad

El 2 de abril es el día mundial de concientización del autismo. Tengo tres hijos dentro del espectro autista. Mañana habrá actos, edificios iluminados de azul como estrategia de visibilización del tema. Una “lucha” en el marco de la reivindicación de las diferencias. Una lucha por reconocimiento, en palabras de Nancy Frazer.  Participaré con dos de mis tres hijos.

Fraser distingue las luchas de redistribución (lucha de clases, por ejemplo) y luchas por reconocimiento (las de las minorías sexuales, étnicas, de género, etc).

Hay que distinguir entre desigualdad y diferencia. La desigualdad implica asimetría, relaciones de dominación/subordinación. La diferencia solo denota variaciones.

La izquierda clásica (si es que esa expresión tuviese algún sentido) designa como contradicción principal la lucha de clases y las demás como contradicciones secundarias. Fraser propone articular ambas luchas: no solo lucha de clases y subsidiariamente lucha de género. Las mujeres, por poner un ejemplo, no solo son diferentes a los hombres. Están subordinadas en una cultura patriarcal.

En estas coordenadas de tiempo y espacio donde me encuentro: Una sociedad capitalista, patriarcal, sexista, xenófoba, heteronormada implica que toda diferencia es una desigualdad.

En ese sentido, el día del autismo, como tal me convoca, pero no especialmente. (aunque cumpliré mis deberes de padre con remera  azul y repartiré panfletos de la asociación a la que pertenezco).

El 21 de Marzo fue el día para reflexionar sobre el Síndrome de Dawn. Entonces se convocaba para usar una media de cada color.

Creo que es necesario articular las luchas por la diferencia y no crear guetos de lucha. Y atender a la asimetría. No es lo mismo ser autista de familia con buen ingreso que autista pobre. El llamado “techo de cristal” que propone algún feminismo,  existe. Pero no jodamos. Milagro Sala es proletaria, india, mujer y activista política. Y todo eso juega junto.

Así, que rompiendo mi tradición del 2 de abril, no pondré Blue Train de Coltrane. Volverá la historieta del genial Trillo. En “El Reino Azul” se muestra la resistencia a la opresión, y la reivindicación de la diferencia sin desigualdad.  Y el azul. ¡Bingo!… Sudakia será diversa sin desigualdad.  Gracias Carlitos. Te extraño

Revista Fierro, (Primera serie) con dibujos de Enrique Breccia, Guión de Carlos Trillo. (Fierro 12,  año 1985 editorial La Urraca, Bs, As, Argentina)

(Pinche vara ver grande)

Sudakia cangaceira

Desde mediados del Siglo XIX hasta que Getúlio Vargas los hace pelota en la década del cuarenta, los cangaceiros habitaban el sertão (nordeste de Brasil).

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

El cangazo, es el tiro cruzado de los bueyes. Cangaceiros se llamaba a los bandidos rurales del sertao, porque llevaban los cartuchos cruzados en el pecho como un cangazo. Robaban a los terratenientes, ocupaban sus tierras.

Si uno analiza el bandolerismo social desde la mirada de Eric Hobsbawm  (Rebeldes primitivos, estudio sobre las formas arcaicas de los movimientos sociales en los siglos XIX y XX ,1959 y Bandidos 1969), los bandoleros no serían solo marginales fuera de la ley.  “Bandoleros y salteadores de caminos preocupan a la policía, pero también debieran preocupar al historiador”.

El bandolerismo como una de las formas más primitivas de protesta social organizada, aún cuando  el oprimido no ha alcanzado conciencia política, ni adquirido métodos más eficaces de agitación social. Una acción protopolítica.

Hugo Pratt, en Samba con Tiro Fijo (Uno de los relatos de Bajo El Signo de Capricornio, 1970), asume la posición de Hobsbawm.

En la historia de Pratt, a Tiro Fijo lo hacen cagar de un corchazo y Corto Maltés le llena la cabeza a los muchachos para que se rebelen contra los terratenientes.

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Tiro Fijo es un cangaceiro, un personaje de Pratt. No existió fuera de su creación, pero si Corisco, el niño al que el Corto le cede el sombrero. Corisco (Cristino Gomes da Silva Cleto) fue realmente un cangaceiro.

Casualmente, “Tiro Fijo” fue el apodo de Marulanda, guerrillero colombiano co-fundador de la FARC. ¿Se habrá choreado Pratt el sobrenombre para apodar a su cangaceiro de la historia desarrollada bajo el Trópico de Capricornio?… No lo sé.

Corisco (Cristino Gomes da Silva Cleto)

El bandolerismo social “surge especialmente en épocas de estrecheces anormales como hambres y guerras, después de ellos, o en el momento en que los colmillos del dinámico mundo moderno se hincan en las comunidades estáticas para destruirlas y transformarlas” E.Hobsbawm .  Se clava el taco. Hasta acá.

El bandolero social no es un simple delincuente. Recibe apoyo de la comunidad oprimida. Porque al enfrentarse a los opresores, aún de manera delictiva, expresa la rebeldía y el descontento  colectivo.

Sudakia no es un alegato de la lucha armada, ni una plataforma para la toma organizada del poder. Sudakia es rebelde, primitiva y proto-política.

Bajo el Signo de Capricornio Samba con Tiro Fijo. Hugo Pratt, 1970

Panamá Pampers

Camino hacia Sudakia. La manzana del Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires está completamente intervenido por artistas callejer@s. Suele ser territorio de Arte Al Ataque. Tengo mi celular pedorro con cámara.

Hay pintadas feministas. Hago mis registros. (“Al patriarcado hagámoslo concha“.  Impecable)  Van en otra entrada.  Pero ahí está frente a mi Mauri. Hola Mauri.

Pegatina. Panamá Pampers. La Plata (calle 8 y 44). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Rebelión.

¿El Quijote? Dos kilos de papel y medio litro de tinta. ¿Espartaco? fue un esclavo que le mojó la oreja al imperio, y por eso lo hicieron cagar fuego.
¿Vio cómo se puede destruir  en un renglón?…¡Jooodeeeer con las simplificaciones!.

La rebelión me genera respeto. En la rebelión frente a la opresión está una de las la semillas de Sudakia. Pero organicemolón.

Sudakia sudaca. Guarda la tosca III

Fragmento olvidado del Himno Nacional Argentino.
Letra: Vicente López y Planes, 1812
Música: Blas Parera, 1813

Se levanta en la faz de la tierra
una nueva gloriosa nación.
Coronada su cien de laureles,
y a sus plantas rendido un león

Pero sierras y muros se sienten
retumbar con horrible fragor.
Todo el país se conturba por gritos
de venganza, de guerra, y furor.

En los fieros tiranos la envidia
escupió su pestífera hiel.
Su estandarte sangriento levantan
provocando a la lid más cruel.

¿No los veis sobre México y Quito
arrojarse con saña tenaz?
¿Y cuál lloran, bañados en sangre
Potosí, Cochabamba, y La Paz?

¿No los veis sobre el triste Caracas
luto, y llanto, y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?

tira de Miguel Rep. Diario Página 12 del 25/01/2016