El milagro en barro

Puta madre que es difícil amar el tiempo de los intentos, la hora que nunca brilla.
Seguimos buscando Sudakia. Cierto que Sudakia era el camino y no el destino. Cierto carajo.
Gracia José Martí.

Debes amar
la arcilla que va en tus manos;
debes amar
su arena hasta la locura
y si no,
no la emprendas que será en vano;
sólo el amor
alumbra lo que perdura…
sólo el amor
convierte en milagro el barro…

Olla: El Sudaca Renegau. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Debes amar
el tiempo de los intentos;
debes amar
la hora que nunca brilla;


y si no,
no pretendas tocar lo cierto…
sólo el amor
engendra la maravilla
sólo el amor
consigue encender lo muerto…

Lo que debes amar, José Martí.

Anuncios

Sudakia lila y loca

Todo este post enteramente fue robado del blog de Emma Gunst. (No lo he  reblogueado directamente porque su blog es de Blogger, así es que copio y pego). Si le le ha gustado no me lo diga a mi, pinche el enlace y dígaselo directamente a Miriam Tessore, la autora del blog, Emma Gunst (chorra también, que le ha robado este texto a su autora Sol de su blog Pensando en Lila)


Normal no es tan normal, ilustración de Ambivalently Yours

Para escucharlo por su autora
http://www.goear.com/listen/76c5918/esto-es-enfermas-mentales-pensando-lila

Esto es por las que nunca, jamás marcharán en una manifestación.

Esto es por las que guardan un bote de pastillas en la mesita de noche.
Por las que dijeron no a las pastillas.
Por las que dijeron PASTILLAS, POR FAVOR.
Por las que no pueden permitirse las pastillas
Porque todavía tenemos que pagar por sobrevivir
Incluso cuando quien sostiene el cuchillo
Duerme en nuestro propio pecho.
Esto es por las de manos sudorosas y hombros temblorosos.
Por las que no pueden gritar por sus derechos porque se les descontrola la respiración.
Por las que lo llaman un buen día
Cuando pueden sostener la respiración.
Por las que lo llaman Renacimiento
Cuando pueden sostenerse ellas mismas.

Por las que intercambiaron secretos de la infancia
Por pintura amarilla,
Pero Freud nunca supo realmente cómo ayudar.

Esto es por las que no solo oyen voces,
Por las que tienen un coro entero en la cabeza.

Esto es por aquellas a las que nos dicen
‘el lugar de una mujer está
En la revolución’
Cuando ni siquiera podemos salir de la cama,

Por las que tienen cambios de humor y le prenderían fuego al mundo hoy
Y se tragarían las cenizas mañana por la noche.

Esto es por las que tienen amnesia y olvidan quiénes son
Aun cuando es de lo que más orgullosas están.

Esto es por las que no pueden ni leer un libro
Cómo van a formarse en una ideología entera.

Esto es por las que no pueden luchar de la mano de hombres
Porque sus voces les disparan flashbacks.

Esto es por las que no pueden beber y rechazan todas las invitaciones
Por las que no pueden beber y siguen yendo
Por las que no deberían beber
Pero se presentan borrachas, drogadas, fumadas en las concentraciones y asambleas
Porque no logran dejar de consumir.

Esto es por las que llevan con tanto orgullo las cicatrices auto-infligidas como sus banderas
Por las que se avergüenzan todavía de ambas.

Esto es por las que necesitan avisos de contenido sensible para el mero contacto humano.

Esto es por las que leen liberación sexual
Pero solo oyen: folla, folla, folla así, folla más
Cuando ellas solo quieren poder dejar de follar.

Esto es por las supervivientes de abuso sexual que parece que no son lo bastante revolucionarias por no hacer la revolución follando.
Por las que no pueden parar de follar para hacerse daño y no son “buenas víctimas”.

Esto es por las malas feministas,
Por las tontas,
Por las que no denuncian
Por las que permanecen junto a sus maltratadores.

Esto es por las que no se atreven a llamarlo acoso, abuso
O violación.

Esto es por las que convencen a sus amigas y novias de que se puede estar gorda y ser guapa
Pero se racionan la comida cuando engordan un gramo.
Por las que se hinchan a comida vegana en las cafetas
Pero no pueden acostarse sin vomitarla antes al llegar a casa.
Por las que no pueden dejar de comer
Y no parecen tener derecho a quererse mientras lo intentan.
Esto es por las que quieren hacerse vegetarianas o veganas
Pero tendrían que dejar de odiar la comida para empezar
Por las que quieren hacerse vegetarianas o veganas
Pero sienten que ya es bastante cruz para sus padres el tener una hija enferma.

Esto es por las que oyen que el suicidio, la medicación, la psiquiatría son de débiles
Y no pueden recordar nada que les requiriera mayor fuerza que el pedir ayuda.
Por las que se saltan manifestaciones, charlas y asambleas porque tienen terapia
Y terapia no es un capricho, terapia es sudor
Terapia es supervivencia.

Esto es por las que no armarán jamás una barricada capaz de parar el diluvio universal que lloran cada día.
Por las que lloran en público.
Por las que sollozan en las charlas.
Por las que berrean en las concentraciones.

Esto es por las que se saben todo el abecedario del consentimiento
Pero nunca logran articular un “no”.
Por las que se quedan paralizadas de miedo ante una agresión y no pueden nunca ayudar a la víctima,
Sobre todo cuando las víctimas son ellas mismas.
Por las que no pueden soñar con hacer suya la noche
Cuando todavía no es suyo ni su cuerpo.

Esto es por las que no saben distinguir entre el miedo inculcado al violador y sus trastornos paranoides.

Esto es por las que no saben distinguir entre sus paranoias y las microagresiones.

Esto es por las que quieren soñar con un futuro distinto pero están demasiado ocupadas teniendo alucinaciones.

Esto es por las que oyen que hay que acabar con la monogamia y tienen impulsos suicidas ya sólo de que sus amigas hablen con otras chicas.
Esto es por las que ven listados sus síntomas en todas las listas de símbolos de maltrato
Por las que temen ser inherentemente tóxicas.

Esto es por las que quieren reventar el sistema y tienen miedo de los ruidos fuertes.

Esto es por las que imparten charlas entre repeticiones obsesivas y compulsiones manuales
Por aquellas a las que nunca dejarán impartir charlas por estos mismos motivos.

Esto es por las esquizofrénicas que ven su enfermedad convertida en una estética “antisistema”.

Esto es por las locas controladas que oyen hablar de ese “loco” controlador
Por las psicópatas maltratadas cuya enfermedad es un insulto intercambiable por “maltratador”.

Por las supervivientes que buscan espacios arco iris y sólo encuentran fiestas y conversaciones alrededor del sexo.
Por las supervivientes a las que nadie cree porque las agredió su pareja del mismo sexo
Por las supervivientes que tienen que verse cara a cara con sus agresores y maltratadores en espacios “liberados”.

Esto es por las que sufren abusos incluso sexuales  a manos de amigos, parejas y psiquiatras y se amplifica la tragedia de que, por locas, nadie las cree.

Esto es por las que quieren que el poder sea para la gente
Pero no son capaces de rodearse de esa misma gente.

Esto es por las que sufren maltrato
Pero nadie lo llama así porque es “sólo” psicológico
Aun cuando esos son los golpes que peores cicatrices dejan.

Esto es por las que no son maltratadas por sus parejas ni sus familias
Pero nadie parece entender que un amigo también puede ser mucho más que tóxico.

Esto es por las que quieren cambiar la realidad
Pero no distinguen bien dónde acaba esta
Y donde empieza su enfermedad.

Esto es por las que quieren despertar a los alienados
Y a veces se preguntan si no será porque ellas ya nunca consiguen dormir.

Esto es por las que no permiten que las defina su reflejo en ningún espejo
Pero hace mucho que no son capaces de mirarse en ellos.

Esto es por las que no se reconocen en los espejos.

Esto es por las que se muerden las uñas, se arrancan la piel, se estiran del pelo
Por las que llevan las marcas de lo mental grabadas físicamente en el cuerpo.
Esto es por las que se hacen daño sin necesidad del filo de una cuchilla
Por las que usan el fuego, la boca, los puños
Por las que no necesitan echar mano de lo físico para hacerse sangrar.

Esto es por las autistas que no encuentran ni un solo manual de relaciones sanas, de sexo con consentimiento
Que incluya sus formas de comunicación.

Esto es por las que huelen mal, por las del pelo graso, por las del aliento con olor a dientes sin cepillar durante días
Por las que no se pueden ni duchar.

Esto es por las que saben que se ha esterilizado a la fuerza a mujeres por ser como ellas
Y aun así su lucha como enfermas mentales es “de segundas”.

Esto es por las que luchan a través de Internet
Porque todavía no pueden hacerlo en la calle.

Esto es por las que nunca podrán salir a la calle.

Esto es por todas nosotras, porque lo somos todo: no sólo válidas sino valiosas, tan importantes, vitales y cruciales como la más cuerda y la más sana. Porque esta también es nuestra lucha, y doblemente, porque además de ser mujeres estamos enfermas y eso les ha ayudado a mandarnos callar tanto desde fuera como desde dentro.

Pero venimos cargadas de palabras, y a las locas se nos da muy bien gritar.

Sol
(Valencia, España)
“Desde el primer momento, Esto es por las enfermas mentales se escribió para ser recitada. Mi sueño es declamarla un día frente a una audiencia de personas, de mujeres como yo; enfermas, no solo válidas sino valiosas. Porque a las locas se nos da muy bien gritar, y se nos da todavía mejor escuchar a nuestras hermanas.”
Texto e ilustración extraídos de su blog: PENSANDO EN LILA
en TWITTER

Alzheimer sudaca. (La niebla)

El viernes tuvimos encuentro de amigos. Sudakia está allí. Pablo contó de su abuela y las charlas cuando ella ya estaba con alzheimer. También contó  la historia de este recitado. Loparió.

La niebla lo invade todo. Este cuarto que no eligió, este mundo que no es el suyo, y estos ojos desconocidos que la miran, que la buscan, y que aseguran conocerla. Acá la niebla. Más allá, también la niebla.
Sobre sus manos viejas como piel de papel, sobre  los huesos de antiguo barro valiente, todavía caminante. Y en el medio de toda esa niebla, ella. Ella de espaldas a las ventanas derrumbadas de su presente baldío. De frente al abismo de su pasado, al velatorio continuo de sus memorias desvencijadas, famélicas, suicidas. A veces un sorbo de sol tibio la separa de la niebla y una lucidez con vida de mariposa de dos segundos desesperada y heroica, consigue traer a sus padres, juntar nombres con rostros, revivir un domingo hecho del tiempo en el que su amor está siempre vivo, en el que siempre hay baile y en donde siempre hay risa, y en donde siempre es feliz como era. Un instante más y la mariposa caerá aplastada bajo el plomo implacable de una niebla invencible. Beso su mejilla, ya incalculablemente distante. Me pregunta quien soy. La niebla, otra vez, lo invade todo.

                                                                     Agarrate Catalina

Cora Coralina, Todas las vidas (robado del blog de Miriam Tessore Emma Gunst)

Foto hallado en el blog de Miriam Tessore Emma Gunst

TODAS LAS VIDAS

Vive dentro de mí
una mestiza vieja
de mal de ojo,
de cuclillas al lado del brasero,
mirando el fuego.
Bendice las penas.
prepara hechizos…
Ogum. Orixá.
Macumba, terreiro.
Ogã, pai-de-santo…
Vive dentro de mí
la lavandera del río Vermelho,
Su rico perfume
de agua y jabón.
Soporte de trapo.
Fardo de ropa,
piedra de anil.
Su corona verde de San Cayetano.
Vive dentro de mí
la mujer cocinera.
Pimienta y cebolla.
Manjar bien hecho.
Olla de barro.
Tapia de madera.
Cocina antigua
toda ennegrecida.
Con racimos de tela de arañas.
Piedra puntuda.
Mortero de coco.
Pisando ajo y sal.
Vive dentro de mí
una mujer del pueblo.
Bien proletaria.
Bien charlatana,
desengañada, sin preconceptos,
grosera,
de ojotas,
y llena de hijos
Vive dentro de mí
la mujer campesina.
-Injerto de la tierra,
medio cabeza dura.
Trabajadora.
Madrugadora.
Analfabeta.
Descalza.
Buena para dar a luz.
Buena para criar hijos.
Sus doce hijos.
Sus veinte nietos.
Vive dentro de mí
una mujer de la vida.
Mi hermanita…
tan despreciada,
tan murmurada…
Fingiendo alegre su triste canción.
Todas las vidas dentro de mí:
En mi vida-
la mera vida de las obscuras!

TODAS AS VIDAS

Vive dentro de mim
uma cabocla velha
de mau-olhado,
acocorada ao pé
do borralho,
olhando para o fogo.
Benze quebranto.
Bota feitiço…
Ogum. Orixá.
Macumba, terreiro.
Ogã, pai-de-santo…
Vive dentro de mim
a lavadeira
do Rio Vermelho.
Seu cheiro gostoso
d’água e sabão.
Rodilha de pano.
Trouxa de roupa,
pedra de anil.
Sua coroa verde
de São-caetano.
Vive dentro de mim
a mulher cozinheira.
Pimenta e cebola.
Quitute bem feito.
Panela de barro.
Taipa de lenha.
Cozinha antiga
toda pretinha.
Bem cacheada de picumã.
Pedra pontuda.
Cumbuco de coco.
Pisando alho-sal.
Vive dentro de mim
a mulher do povo.
Bem proletária.
Bem linguaruda,
desabusada,
sem preconceitos,
de casca-grossa,
de chinelinha,
e filharada.
Vive dentro de mim
a mulher roceira.
-Enxerto de terra,
Trabalhadeira.
Madrugadeira.
Analfabeta.
De pé no chão.
Bem parideira.
Bem criadeira.
Seus doze filhos,
Seus vinte netos.
Vive dentro de mim
a mulher da vida.
Minha irmãzinha…
tão desprezada,
tão murmurada…
Fingindo ser alegre
seu triste fado.
Todas as vidas
dentro de mim:
Na minha vida –
a vida mera
das obscuras!

(de Poemas dos becos de Goiás e estórias mais,
Editora José Olympio, 1965
Global Editora, 1983 – S.Paulo, Brasil)

BONUS TRACK

“Yo soy aquella mujer que escaló la montaña
de la vida removiendo piedras y plantando flores”

Ana Lins dos Guimaraes Peixoto “Cora Coralina”
(Goiania, Estado de Goiás, Brasil, 1889-1985)

Locura en el Caleuche Sudaca

Siglo XVI. Con América recién descubierta, Alvar Mayor (personaje de la revista Skorpio, un blanco de los primeros nacidos en América), recorre las Indias Occidentales.
Tiene decenas de aventuras.
En el el episodio 47 (En el nº 84 de la Revista Skorpio, Marzo de 1982), transporta una carga particular en El Corina, su barco.

(Guión: Carlos Trillo. Ilustraciones: Enrique Breccia)
Locos.

¿Una carga de locos en el barco?… ¿De dónde sacó Trillo la idea  de una nave con locos?

Con el fin de la Edad Media, la lepra desaparece en Europa como el principal miedo secular.  Con el Renacimiento, la locura surge como una nueva encarnación del mal. Es en este momento en que aparece la denominada “stultifera navis”, “Nef des Fous”  (nave de los locos) que determina la existencia errante de los locos. Dicha nave fue utilizada para eliminar del territorio a los insensatos.

La nave de los locos. Pintura de El Bosco, 1503-1504

 Un barco que navega por los ríos de Renania y los canales flamencos. Los locos vagan a la deriva, expulsados de las ciudades. Foucault tiene una frase aparentemente paradojal, “Son puestos en el interior del exterior”. (Lo dice en Historia de la locura en la Epoca Clásica, 1964)

Dicen que El Bosco pudo haberse inspirado en la obra de Sebastian Brant, La nave de los necios o Narrenschiff.

Narrenschiff (1549).jpg

«Narrenschiff (1549)» por Sebastian Brant – Teil von Titelblatt aus Sebastian Brants “Der Narrenspiegel, das gros Narrenschiff”.. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.

Narrenschiff  es un  poema satírico  en donde se narra el viaje de 111 personajes de diferentes clases sociales a un país llamado Narragania (Narr: loco, bufón) o también traducido como Locagonia.  Es una sucesión de 111 cuadros críticos  acompañados cada uno con un grabado, en los que Sebastian Brant critica los vicios de su época a partir de la denuncia de distintos tipos de estupidez.

Navega a la deriva, cargada de gente.
En la nave de los locos,
unos reman, otros soplan
y nadie se preocupa
de los escollos de enfrente.

Recién en el siglo XVII se abandonará la errancia y se utilizará el encierro como estrategia para tratar a la locura…y no solo la locura. (pero ese ya es otro tema).

Pensaba en Sudakia… el viaje…Vamos en el Caleuche. Una locura…¿No?…

A los locos. Mural de Luxor. La Plata. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Acá tendría que ir Caleuche de Quilapayún… pero prefiero La Balsa

Sudakia: Nadando en la piscina sin agua

Jimmy Liao nació en Taipei (Taiwán)

Jimmy Liao comenzó a trabajar en el mundo de la publicidad, pero en el 95 le diagnosticaron leucemia, y se vio obligado a estar un año en tratamiento, aislado.

Se refugió en la poesía y en el dibujo.  Un tiempo introspectivo.  ¿P’a qué todo?…Cuando se recuperó, en 1998, publicó sus dos primeros libros.

21 de febrero. Nuboso. Irrupción de un frente frío. Excepto los poetas, ¿hay alguien en el mundo capaz de nadar en una piscina sin agua?. Hermosa Soledad

 

Si es de noche y no duermo, me gusta salir a la terraza a contemplar las nubes que flotan en el cielo nocturno. La ciudad que conozco en ese instante se convierte en algo extrañamente desconocido. Con sumo cuidado, abro y cierro la puerta, temeroso de perturbar el silencio de la noche. (En: Hermosa Soledad)

 

El pez que sonreía (1998)

Pensaba en la leucemia de Liao. Aún en la tristeza, la enfermedad, el encierro, se puede encontrar Sudakia.

A veces hago un dibujito porque si, y al cabo de un rato se transforma y se desarrolla hasta convertirse en el proyecto destacado de una obra de gran formato. Este dibujo quizá fuese en su día la fuente primordial de mi álbum ilustrado “el sonido de los colores”. Todo está en un caos neblinoso, hasta que poco a poco me aparece con nitidez. En: Hermosa Soledad

Arrabal de Sudakia

¿Dónde termina Sudakia?.
No pareciera un problema físico-político de fronteras. Los arrabales de Sudakia son bordes metafísicos.

Le encargué a Celedonio Flores y a Antonio Berni que hicieran lo que quisieran con el problema.
Uno se vino con la letra del tango bajo el brazo. El otro tenía de la mano a Juanito Laguna y a Ramona Montiel.

No te engrupía el brillo del asfalto
ni el claro espamentar de cien bujías,
en donde el empedrao pegaba el alto
empezaba a bancar tu algarabía.

Barro, huecos, yuyales, latas viejas,
recortes de la fábrica cercana,
gallinas por las calles y las quejas
del carro del frutero a la mañana.

Juanito Laguna remontando un barrilete. Óleo/collage de Antonio Berni Óleo y collage sobre madera 192 x 109 cm

Berni, 1967

Una cancha de fulbo en un potrero
con dos arcos que ponen cuando es fiesta.
(Si no mete el local el gol primero
hay zaranda debute a toda orquesta.)

El boliche en la esquina; en la vidriera
una fila de doce Pinerales,
un par de zapatillas, dos Barbera
y un aviso: “Se alquilan dos locales”.

Vidriera que le sirve al sabalaje
de las casas del barrio, anochecido,
pa’ sentarse y cortarse ¡cada traje
chamuyando del último partido!

Pibes descalzos, pibas sin bombachas
hurgueteando el barrial de la “vedera”,
el rimel y el carmín de dos muchachas
sin medias y en chancletas en la acera.

Ramona Espera, Óleo/Collage de Antonio Berni (1962) 2×3 metros

Un coso que las va de cara lisa
recostao a un farol como al descuido.
Eligió de posturas la precisa,
pa’ engrupir de matón y de corrido.

Los sábados bailongo; un casamiento,
un bautismo, un cumpleaños, ¡cualquier cosa!
Gran revuelo en el barrio, ¡un spamento
más pior que la tormenta e’ Santa Rosa!

Dos filas de curiosos en la puerta,
cortinas coloradas, toldo a rayas;
bronca de la vecina que fue muerta
porque no la invitaron: ¡Qué canayas!…

Y la bronca después: ¡Salí pa’ fuera!…
¡yo te voy a enseñar a’tropellarme!
En tres tiempos peló la fariñera
mientras dice en voz baja: ¡Sujetarme!…

Fabriqueras, malandras, curdelones,
un matón de verdad de cuando en cuando;
la resaca social de cien naciones
la miseria y la mugre vegetando.

Es este mi arrabal, así lo veo,
así lo quiero ver cuando me muera…
Luz de Luna en un hueco sucio y reo,
o un brochazo de Sol en la “vedera”.

Celedonio y Berni han dado en la tecla: en los bordes de algo puede estar el algo entero. Lo parió. La cosa empieza donde termina.
En los bordes, la frontera, ahí mismo, puede hallarse Sudakia. En cualquiera de los arrabales de Sudakia también hay amigos, fútbol, se remontan barriletes y se puede hallar el/la hombre/mujer de los sueños.