Ahora entiendo todo, dijo el cornudo

Los paraguas tienden a escapar de sus dueños, a abandonarlos. Eso. Los paraguas abandonan a sus dueños. Adoptan nuevos y luego los desechan también. Los dejan en buses, trenes, oficinas públicas.
Los ex-dueños atribulados entienden todo mucho después, como los cornudos.

Sténcil de Banksy. Cisjordania

Pensaba en los embajadores de Sudakia.
¿Que tienen que ver los paraguas con los embajadores?… ¡Nada!… Es que se me están acumulando las dudas.
En Sudakia los embajadores serán afiladores que no tocarán una flauta de pan de plástico, sino trompetas de bronce. Ya notó el cambio ¿No?… casi no quedan afiladores con flautas por las calles. Los estoy conchabando.

Los Calchakis tocan Réquiem para un afilador. (Saben que se extinguen).

PD: encontré la relación. En el pasado, en España, los afiladores también eran reparadores de paraguas 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s