Sudakia bifurcada

(…) Casi en el acto comprendí; El jardín de senderos que se  bifurcan era la novela caótica; la frase “varios porvenires (no a todos)” me  sugirió la imagen de la bifurcación en el tiempo, no en el espacio. La  relectura general de la obra confirmó esa teoría. En todas las ficciones, cada  vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y  elimina las otras; en la del casi inextricable Ts’ui Pên, opta  -simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos  tiempos, que también proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones de  la novela. Fang, digamos, tiene un secreto; un desconocido llama a su
puerta; Fang resuelve matarlo. Naturalmente, hay varios desenlaces
posibles: Fang puede matar al intruso, el intruso puede matar a Fang,  ambos pueden salvarse, ambos pueden morir, etcétera. En la obra de Ts’ui  Pên, todos los desenlaces ocurren; cada uno es el punto de partida de otras  bifurcaciones. Alguna vez, los senderos de ese laberinto convergen: por  ejemplo, usted llega a esta casa, pero en uno de los pasados posibles usted  es mi enemigo, en otro mi amigo.

Jorge Luis Borges. El Jardín de los senderos que se bifurcan 1941

Seguimos con Borges y su Jardín de senderos bifurcados (Albert, el sinólogo  le habla a Yu Tsun):

A diferencia de Newton y de Schopenhauer, su antepasado no creía en un  tiempo uniforme, absoluto. Creía en infinitas series de tiempos, en una red  creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos.
Esa trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o que  secularmente se ignoran, abarca todas las posibilidades. No existimos en la  mayoría de esos tiempos; en algunos existe usted y no yo; en otros, yo, no  usted; en otros, los dos. En éste, que un favorable azar me depara, usted ha  llegado a mi casa; en otro, usted, al atravesar el jardín, me ha encontrado  muerto; en otro, yo digo estas mismas palabras, pero soy un error, un
fantasma.

Borges le hace hablar al sinólogo Stephen Albert su propia concepción del tiempo. Borges no lo sabe, pero desde 1941 tiene escrito y descifrado el enigma de Sudakia:

Sudakia es  una adivinanza. Un laberinto.  Sudakia es  un texto infinito bifurcado. Sudakia tiene infinitas posibilidades y resoluciones. Un laberinto no espacial/geográfico sino temporal. Diversos porvenires.  En este somos  amigos,  en otro…

Siempre te afano esta genialidad Tomi Müller.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Sudakia bifurcada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s