Principios en Sudakia (puras palabras, largo, sin dibujitos ni música….raje!)

Caminaba por calle 7 hacia Sudakia. Me dijeron que hay pistas en la intersección de 7 y 50.
No encontré mucho: solo un predicador con un evangelio en la mano que vociferaba:

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1-14.

El principio. ¿Será que acá comienza Sudakia?… ¿Será este el centro geográfico?…
O este tipo estará hablando de El Principio como idea filosófica…En filosofía se le suele definir como punto de partida, fundamento o causa de un proceso que se desea explicar o justificar.
El principio…los principios. Lo pario…

Hace unos años mi amigo Néstor Artiñano tenía una frase:

Los principios solo sirven para empezar.

Parece una boludez, un jueguito tonto. Pero es más profundo que…profundo.
¿Sería esa una frase paradigmática del pragmatismo?… Un principio del pragmatismo… un oxímoron. Al niño Néstor no podría definírselo como un pragmático: esa era su frase para provocar.

Lo del niño Néstor podría ser una variante de la frase de Groucho Marx

Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.

Los principios mutantes me trajeron los principios del animalismo (Del Libro de Orwel, La rebelión en la granja). El tipo lo escribió para oponerse al régimen del Pepe Stalin: un grupo de animales de granja, repodridos de la explotación del granjero, lo rajan y arman una sociedad de iguales autogestionada. Luego de la asamblea acuerdan un código con siete principios (los siete mandamientos de la granja):

  1. Todo lo que camine en dos piernas es un enemigo.
  2. Todo lo que camine sobre cuatro patas o tenga alas es amigo. (Hubo que adaptar el primer principio para las aves)
  3. Los animales no deben usar ropa.
  4. Ningún animal debe dormir en una cama.
  5. Ningún animal beberá alcohol.
  6. Ningún animal matará a otro animal.
  7. Todos los animales son iguales.

La armonía duró poco y pronto se dieron cuenta de que los chanchos tenían privilegios. A la luz de los acontecimientos, y de acuerdo a la conveniencia de los chanchos, el código se fue modificando, se suprimieron principios. Se eliminaron  las asambleas, aumentaron los desfiles militares, hubo pena de muerte: en fin: el código quedó reducido a un solo principio:

Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros.

Todo parece indicar que violar los principios es malo. Desvirtuarlos, acomodarlos, traicionarlos.

El punto es quién se arroga la representación y quién define las prioridades. Los animales se encuentran la pared con los principios cambiados. Ninguno de ellos, salvo los chanchos, participaron nunca en las transformaciones.

Sin embargo, están los dogmáticos, los fundamentalistas del principio… algunas izquierdas.

Cuando Marx discutía el Programa de Gotha del Partido Obrero Alemán hablaba sobre los principios que racionalmente debían ser explicados y expuestos. Hubo épocas enteras en que los revolucionarios dejaban de actuar para dedicarse a disputar acerca de los principios. Esos tiempos, por lo menos en Argentina no han terminado, y muchos se han instalado plácidamente en el onanismo principista.

La primera vez que entré a la biblioteca del Mueso de La Plata quedé subyugado por el impacto visual, el silencio y el olor a libro. Sin superar todavía el shock, sobre un fichero alfabético de autor, había un cartelito con una frase:

Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más.

Florentino Ameguino.

A la luz de la frase de Ameguino, los principios son provisionales. Un científico…en principio (je) no se ata a dogmas. Todo está para ser revisado.

La política es (entre otras cosas) el arte de hacer,  con   la negociación como herramienta. El término negociación está connotado negativamente. Para saber/poder negociar hay que tener claro cual es el objetivo, cuáles son las cosas   que no estoy (no estamos)  dispuesto a transar (siiii transar!), y cuáles estoy (estamos) dispuesto  a entregar (siiii, entregar!). Tengo (tenemos)  que tener claro qué es lo que el otro tiene que me/nos interesa, tengo/tenemos que tener claro qué es lo que el otro está dispuesto a entregar a cambio de lo que le interesa de mi/nosotros. Tengo/tenemos que tener claro la correlación de fuerzas para ese proceso.

Si no tengo nada que al otro le interese, no puedo negociar. Si el otro no no tiene nada que me interese, tampoco me interesará negociar. La negociación: una transacción donde tod@s ganan algo.

Puede fallar.  (Malas lecturas. En los setenta se hablaba de la caracterización de la etapa). El único principio innegociable de Sudakia: ¡La felicidad del pueblo sudako!

Y esas cosas/símbolos que están en juego, incluyen los principios. Salvo que esté más interesad@ en la construcción de una religión de puros iluminados que en la construcción colectiva de la felicidad.

Anuncios

7 pensamientos en “Principios en Sudakia (puras palabras, largo, sin dibujitos ni música….raje!)

  1. Y cuando te aparece un tipo que te grita: “Them’s my principles; but if you don’t like them… I kin change them!”
    ¿Lo convertimos en corolario o empalamos al fulano en la plaza del pueblo?
    Algunos, en principio o al final -mas nunca en el medio-, lo parafrasean… como al viejo Orwells =)

    frte abzo!

    Me gusta

    • Pobre… se fumó todo el post. 😀
      Buena pregunta. Sudakia, en principio es un juego de mi propia búsqueda individual, pero a veces, como hoy, se cuela la coyuntura política, la cuestión colectiva.
      Mire… depende de quién es el portavoz de tal frase. Me refiero a cuáles son los principios que nos gustan o no nos gustan, nos convienen o nos nos convienen. A veces habrá que condecorarlo y otras empalarlo.
      Los principios sudacos, de alguna manera, fueron esbozados en Bandera de Sudakia, que Ud. ya leyó 😀 Pero como bien dice mi amigo Néstor, y Florentino Ameguino, son para empezar.
      Abrazo

      Me gusta

      • Es que me gustan más estos post que los de musiquita, perdón, que los de su musiquita. Si de vez en cuando me pone algo de heavy metal… capáz que me fumo a todos por igual, o a algunos más que a otros 😉
        ah, no, en principio era al vesre… 😛
        Pero tiene razón don Renegaú, no lo vamos a empalar en la plaza pública de Sudakia a Nicolas Guillen por su Canción a Stalin… noescierto?
        Que Changó lo proteja don Renegaú, y lo resguarde Ochún.

        Saludetes!

        Me gusta

    • Yes.
      Pensaba ahora en la negociación de Tsipras. La idea de política; principios, negociación; traición; lo deseable; están en el tapete. El problema es la correlación de fuerzas y le elección entre lo malo y lo peor. (una elección de mierda).
      Les queda: un ajuste estructural, la reasignación del desproporcionado presupuesto militar y la posibilidad de pasar el gasoducto ruso por allí, cobrando peaje para el resto de Europa. Y el plan B.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s