Kino

Estoy terminando de leer el libro de Haruki Murakami Hombres sin mujeres.
No haré una reseña ni nada parecido. A modo de introducción, diré que el libro se trata de siete cuentos con protagonistas hombres, que por diversos motivos están solos (previamente o posteriormente a una relación amorosa).

El quinto relato  se titula Kino. Kino tiene un bar y una colección de discos de jazz de vinilo.

Este post es la banda musical de ese relato. Pondré textualmente las palabras que anteceden a la música.

Como no entraban clientes, Kino se dedicó a escuchar música y leer los libros que le apetecía, como en los viejos tiempos. Sobrellevó la calma, el silencio y la soledad con mucha naturalidad, como la tierra seca recibe la lluvia. Solía poner las grabaciones de piano de Art Tatum. Pág 182

Dado que el local estaba casi vacío, Kino se sentó en un taburete y escuchó un LP de Coleman Hawkins que incluía el tema Joshua Fit The Battle Of Jericho. El solo de bajo de Major Holley era maravilloso. Pag 184

Coleman Hawkins Joshua Fit The Battle Of Jericho.

Una noche, la chica entró sola al bar. No había más clientes. Caía un pertinaz aguacero. Cuando la puerta se abrió, la brisa nocturna con olor a lluvia se coló en el local. La chica se acodó en la barra, pidió un brandy y un disco de Billie Holiday. “Mejor algo antiguo” Kino colocó en el tocadiscos el viejo LP de la Columbia que incluía el tema Georgia on my mind. Pag 191

Georgia on my mind — Billie Holiday

A continuación ambos escucharon el disco en silencio. Al acabar, ella le pidió que le diera la  vuelta y él obedeció.

La chica se bebió con toda tranquilidad tres copas de brandy y escuchó unos cuantos discos antiguos más: Moon-glow de Errol Garner y I Can’t Get Started de  Buddy DeFranco. Pág 192

Errol Garner: Moonglow

I Can’t Get Started – Buddy DeFranco

Dado que con el sauce sólo no bastaba, pensó en la delgada gata gris y recordó cuánto le gustaba el alga nori tostada. Se acordó de Kamita, cuando  leía absorto en la barra, de los jóvenes corredores de medio fondo que se entrenaban con rigurosas series de repeticiones en las pistas de atletismo, del hermoso solo de Ben Webster en My Romance (en medio sonaban dos scratches. Ras. Ras). Pág 215

Ben Webster – My Romance

Gracias Kino. Gracias Murakami.

Anuncios

5 pensamientos en “Kino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s