Cadena trófica

Hace muchos años que observamos mariposas. Desde este año lo hacemos más sistemáticamente.

Las chilcas de olor y las vara de oro del Parque Pereyra Iraola son especiales para observarlas y fotografiarlas.

Pues bien. Si tanto gustan de las chilcas y las varas de oro…¿Por qué no traerlas a casa y observar las mariposas aquí?…

Así es que la pala y  la bolsa de consorcio se instalaron en el baúl del auto. Y las veces que pasamos cerca del campo, o en alguna banquina, pala y a la bolsa.

Elegimos  un rincón soleado y allí armamos nuestro mariposario con plantas autóctonas.

Sudakia en casa. Sin salir. Vengan lepidópteros.

A las chilcas y las varas de oro llegan perezosas de otoño, batarazas, las de los pastos, monarcas, diablitos.

Perezosa de Otoño (Actinote pyrrha) sobre Chilca de Olor (Eupatorium inulifolium). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Perezosa de Otoño (Actinote pyrrha) sobre Vara de Oro (Solidago chilensis) Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Chapulín verde (P. barbicornis) sobre Vara de Oro (Solidago chilensis) Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

A las ruellias llegan  las cuatro ojos. Las orugas se alimentan de esa planta.

Larva de Cuatro Ojos (Junonia genoveva hilaris) sobre hoja de ruellia (Ruellia simplex). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Cuatro Ojos (Junonia genoveva hilaris) sobre hojas de ligustrina

En el jardín de adelante hay lantanas y verbenas blancas. Allí llegan especialmente espejitos, pero también ocasionalmente  las zafiro, saltarinas, dama pintada, cuatro ojos, bella, isoca de la alfalfa, lechera y más.

Espejitos (Agraulis vanillae) sobre lantana Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Vista lateral de la espejitos. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

La limonera pasa por sobre nuestras cabezas pero no se posa. Claro…no hay naranjos ni limoneros.

Sudakia en casa por las mariposas.

Hace  días comencé a notar cosas extrañas. Primero fue un abejorro negro. Venía cargado de polen de la rosa china. El tipo angurriento, se sintió atraído por un cardo

Allí fue a posarse. A los pocos segundos dejó de aletear y comenzó a ser arrastrado hacia abajo  hasta casi desaparecer.

Otro día ocurrió que se posó en la chilca una Cyanopepla orbona  (Una especie de polilla muy atractiva). No paraba de aletear. Casi imposible fotografiarla. Y también fue “abducida” por la chilca.

Cyanopepla orbona sobre Vara de Oro. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Hasta que descubrí el misterio. Una abeja muerta colgando de la chilca. Pensé que estaba atrapada en una tela de araña. No.

Cuando intenté desprenderla, unas patas verdosas, del mismo color que el tallo, asomaron.

Araña de la chilca sosteniendo abeja muerta sobre Chilca de Olor. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

araña de la chilca arrastrando abejorro negro sobre cardo. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

La araña sostenía a la abeja muerta. Imposible separarla con el palo.

La araña se camufla entre las inflorescencias de la chilca. No necesita tela. Solo que una mariposa, abeja o abejorro se pose encima y zaz.

El primer impulso fue expulsar a la araña de Sudakia. Mi paraíso de mariposas contaminado.

Caí en cuenta que  era mi paraíso porque lo era para las mariposas.

Claro que también para la abejas.

Y también para … ¡la araña de la chilca!…

La puta madre que lo parió a Sudakia. Su construcción es muy compleja.

La cadena trófica de la política es intrincada y conviene estudiarla concienzudamente.

Anuncios

Un pensamiento en “Cadena trófica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s