Kirchnerist carnival

Hay una vieja entrada  del blog que se me vuelve cada vez más actual, el Peronismo/Kirchnerismo como una anomalía carnavalesca, un juego que dejan jugar para luego volver a la normalidad.

Cuando Carlitos Tevez dijo al final del River/Boca (en el que perdimos…luego le ganamos dos seguidos) “volvió todo a la normalidad”. Canal 13 tomó la frase para la vuelta a sus transmisiones de fútbol.

 

* * *

El ruso Mijail Bajtín estudió cómo en la Edad Media se realizaban inversiones sociales en el carnaval. En los carnavales europeos el orden se invertía: Los de abajo se adueñaban de las plazas públicas y se abría paso a la abolición de todas las jerarquías.
Esta idea la tomó Nicolás Shumway en su libro La invención de la Argentina. El peronismo como un movimiento carnavalesco en el que las clases subalternas metían las patas en la fuente de la plaza, irrumpían en el espacio reservado para las clases medias y altas y subvertían el orden. Para luego volver a la “normalidad” con la cuaresma.

Tomemos esta idea del tipito para la coyuntura. El Kirchnerismo como una anomalía carnavalesca, en donde los pobres consumen, las sirvientas tienen auto, los matrimonios rompen la forma hetero.

Con el fin de la cuaresma… el tiempo de recogimiento… (déjelo ahí) la anomalía terminará y el país normal sin grietas volverá a reinar. Ese país normal donde los pobres son pobres, la industria local retrocede frente a la importación, los policías se mandan solos sin civiles a cargo, las mujeres sólo se casan con hombres, el fútbol no se ve gratis por la tele ni en directo, las universidades tienen poco presupuesto, el Estado se achica, la deuda externa se agranda, la inflación retrocede a fuerza de liberalizar los mercados, enfriar la economía y matar de hambre a jubilados y desocupar trabajadores.
La anomalía kirchnerista no es revolucionaria, sino a penas reformista. No es liberal, porque es intervencionista. Responde al realismo mágico sudaca bonapartista y populista con olor a especias, fritanga, risas y carnaval. ¡Todo eso que nos hace tan felices y desconcierta a la intelectualidad!.

El choto del Nano amenaza: “(…) vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas (…) por una noche se olvidó que cada uno es cada cual (…)”

¿Y nos vamos a quedar resignados a que nos roben el carnaval?… ¡¡¡¿¿¿No que no???!!!

Anuncios

2 pensamientos en “Kirchnerist carnival

    • Hola Samigo 🙂
      El otro día iba al laburo en el auto por la calle 6. Voy a girar en 53, porque ahí, tengo libre estacionamiento. En esquina de la rambla está por cruzar caminando un señor grande. Lo dejo pasar.
      El señor desconcertado no sabe si avanzar o no. Podría ser una artimaña para arrollarlo. La gente no está acostumbrada a que un automovilista ceda el paso a un transeúnte, como en Uruguay.
      Le insisto y él pasa, me mira a los ojos y me hace la V con el índice y el mayor.
      Si lo dejo pasar debo ser buena persona, si lo dejo pasar debo estar en el bando de los buenos. Si lo dejo pasar debo ser Compañero.

      Abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s