Sin título 1

Al final me compré el broli de T. Piketty en la librería de City Bell. Mamotreto lleno de datos. Lo leo de a cachos.  Piketty ha descubierto el agujero del mate: el mercado no equilibra nada, nunca lo ha hecho y desregulado solo genera asimetrías. Propone regulaciones, impuestos… en fin. Trescientos noventa y cinco pesos tirados al pedo.
También leí el de Jonas Jonasson. Una novela loca, como para la playa, que en mi caso fue reposera frente a la pelopincho a lo Manolito.
No recomendaría ninguno de los dos.

Lo que verdaderamente me dejó ensudakado, fue la novela gráfica Rosalie Blum de la francesa Camille Jourdy.

Sudakia no es un blog de reseñas, y hoy no será la excepción.

Rosalie…Es una obra tierna, reflexiva y Camille Jourdy  una perspicaz observadora de los pequeños detalles, gestos, indicios.

Puede graficar el hastío, la sorpresa, la culpa, la soledad. En fin… temo haber comenzado una reseña.

Les dejo unas pequeñas viñetas que no son verdaderamente representativas, puesto que esta no es una historieta de mujeres en pelotas, ni situaciones bizarras. Sin embargo, a pesar de la amenaza de Merkel  a Grecia, (eso de rajarlos de la Eurozona si gana la izquierda) del asesinato a los caricaturistas franceses y el recrudecimiento de la islamofobia,   pinceladas absurdas dentro de una obra reflexiva, me han hecho cagar de risa.

Aude, sobrina de Rosalie, comparte el piso para costear el alquiler. Entre sus compañeros  se halla Kompi, un chanta con pretensiones de mago, equilibrista y animador. Le ha llenado el departamento de objetos y animales con los que monta sus números.

Aude necesita una ducha, pero descubre a Diego en la bañera.

Rosalie Blum 2. Haut les mains, peau de lapin! de Camille Jourdy

La siguiente viñeta es del tomo tres de la obra.

Al llegar al departamento con su tía Rosalie, encuentra todo revuelto y a sus amigos buscando a Diego.

Rosalie Blum 3 Au Hasard Batthazar! de Camille Jourdy

No se confunda. Rosalie Blum es otra cosa.

En un pueblito del interior, Vincent, peluquero treintañero  vive con su insufrible madre, que le espanta las mujeres.

La viejecita -por no decir vieja chota- no ha comprendido que uno trae hijos al mundo para entregarlos a la cultura, como diría Lacán. Vincent, la padece pero la soporta.  Aunque en su mundo onírico trata de desprenderse de ella.

Heredero del oficio de su padre atiende viejas en la peluquería. Su novia lo ha corneado… en fin. La vida lo conduce y el se deja llevar.

Pero algo y alguien…Rosalie, claro…-para qué hacerme el misterioso a esta altura- le sacuden su modorra. Comienza a obsesionarse… ¡Pero me cago en la leche!… Que estoy contando todo… ¡lo parió!.

En fin… léala. Cómpresela y si no puede, descárguesela.

Si Ud es lector/a de este blog comprenderá que el asesinato de humoristas gráficos y caricaturistas me ha afectado lo suficiente como para no poder decir nada.

Dale vos Cuchi

Anuncios

2 pensamientos en “Sin título 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s