Infancia II

Hace pocos días descubrí la novela gráfica Marzi.
Es la vida de una niña en coordenadas espacio-temporales específicas: los ochenta en los últimos años del comunismo polaco.
A pesar de la distancia que me separa no pude dejar de recordar mi propia infancia.
En el Lincoln del 74 no había cartillas de racionamiento como en Polonia, pero recuerdo que mi vieja mandaba a Isabel (la chica que me cuidaba) a la Cooperativa a comprar kerosene para las estufas (no se vendía más de cinco litros por persona). Yo la acompañaba y hacíamos la larguísima cola. Isabel, me compraba un Topolino con sorpresa o un chocole Jack que podía tener adentro el muñequito de Martín Karadajián, el guerrero armenio, como mi abuelo (por lo de armenio, digo).
Tampoco se conseguía azúcar. Pero las colas para el azúcar no eran en la Cooperativa sino en el supermercado Salcines. Recuerdo tener cinco años y que por el parlante del supermercado salía la voz de Luis Aguilé cantando Pinocho.

Otra cosa que a veces faltaba era el papel higiénico. El de papel tissú, no existía, pero el común, algo lijoso (el normal, para mi), escaseaba.

Cuando vivíamos en la casita linda (así le decíamos a la casa que alquilábamos en la calle San Martín) a veces pasaba un señor en carro tirado con caballo voceando ¡¡¡¡hay papeeeeeeeel!!!!…¡Papel higénico señoooooora!.. Y nos arremolinábamos todos los vecinos.


No teníamos tele. Veía El Patriarca de Los Pájaros y El hombre del Rifle en la casa de mi amigo Sebastián. Su abuelo trabajaba en la concesionaria de tractores John Deere y me regalaba gorras visera verdes con tipografía amarilla y un ciervito saltando.
Recuerdo el discurso de Isabel por la radio el día o al otro día que murió Perón.
La masa gritaba: Perón, Evita, la Patria Peronista (la palabra peronista se escuchaba distorsionada. Luego supe que una parte decía socialista en el mismo momento).
Me perdí a Balbín despidiendo al viejo, porque me fui a jugar con los Minuta. Recuerdo que el padre lloraba.

Algunas veces en la casa de Sebastián nos rajaban de la tele porque hablaba Isabel. El abuelo, el proveedor de las gorras del ciervito de John Deere, puteaba (en casa no se estilaba) y había descubierto que López Rega movía los labios sincronizadamente con el discurso de Isabel.

Este post tenía el objetivo de ser una reseña de la novela gráfica Marzi. He fracasado. Empecemos por otro lado

Marzena Sowa (Marzi) nació  en 1979 en Stalowa Wola (Polonia). Pero la historia de la novela gráfica nació en 2003.

Ella vivía en pareja con Sylvain Savoia.  Una vez le contó que en Polonia, dos o tres día antes de Nochebuena, las familias compraban una carpa viva que conservaban en la bañera hasta el momento de matarla para la cena.

Inmediatamente  Sylvain quiso dibujar a todas las bañeras con sus carpas vivas nadando en los últimos instantes de su vida.


Sylvain Savoia no conoce Polonia. Le pide a Marzena que viajen. Ella acepta volver al país del que recientemente se ha ido para terminar sus estudios de filología románica. Se había licenciado en Burdeos (Francia) y vive entre Francia y Bélgica.

Marzi va confeccionando un diario y Sylvain lo ilustra.  La Polonia ensanguchada entre Alemania y Rusia, los últimos estertores del comunismo polaco. No. La infancia de Marzena allí.

No puedo hacer reseñas.  Fracasé nuevamente.

Pensaba en el 74.  A la muerte de Perón le sigue Isabel y las tres A (Alianza anticomunista argentina).

En el 76 nos vamos de Lincoln a Guaminí. Mi abuela ha muerto y heredamos su casa allí. No más alquiler. Ese mismo año, antes de partir nosotros, mi viejo se exilia en España y no nos veremos hasta el 83.

Así y todo, la infancia fue feliz, como la de Marzi.

(puede descargar Marzi en Comic Alt)
http://comicalt.blogspot.com.ar/search?q=Sylvain+Savoia

Anuncios

4 pensamientos en “Infancia II

  1. Tengo la molesta impresión de que -salvo casos extremos que nunca faltan- la infancia es un periodo feliz por lo que es, y no por las circunstancias.
    Recuerdo como viví mi infancia y niñez, y para serle sincera, a pesar de los momentos alegres, no quisiera de ningún modo volver a vivir en esos contextos y situaciones. Pero era feliz y creo que mis amigas(que no carecían de quilombos en sus casas),en cada lugar por donde anduve, también lo eran…
    Ah ¿qué esto era sobre una novela gráfica de Marzi)…Y bue…¿le gustan los duraznos en compota? mi abuela hacía unos riquísimos, con duraznos de los durazneros del fondo…
    Qué sí, que ya me voy…solo deje que ojee la historieta…ma sí, me la llevo 😀

    Me gusta

    • Lleve.
      Nunca comí duraznos en compota. Solo ciruelas y manzanas. Justo por aquí comienzan a llegar duraznos a las fruterías.
      Seguro que no me saldrá como la de su abuela. Los duraznos madurados en cajón no son tan ricos como los arrancados de duraznero.
      Abrazo Iris. Que disfrute Marzi 🙂

      Otro tema nada que ver. Tuve que instalar android con el emulador Genymotion en la net de Conectar Igualdad de Tomás, mi hijo más pequeño.
      Hay muchas aplicaciones para autistas que se han hecho para tablet y con el emulador funcionó el Android en Debian 7. Me costó terriblemente activar el Google Play para ponerle aplicaciones pero lo logré. ¡Ya tiene un comunicador con pictogramas en un virtual Nexus 7!.
      Lo que no logré (pero eso no es para el enano) es obtener un número para usar el Whatsapp. Si sabe cómo hacerlo chifle.

      Me gusta

  2. De hecho, yo también tengo genymotion.Le instalé Tu Go, que para los que usan movistar es muy práctico (es para recibir llamadas y sms desde la compu o tablet).
    Sobre el whatsapp, tenga en cuenta que solo hay versión para celu, puede usarlo en un emulador android pero necesitará el número de un teléfono real, y el teléfono en cuestión, claro está (no necesita ser móvil, yo le abrí una cuenta whatsapp a padre con su teléfono fijo 🙂
    En esos casos la activación por sms suele fallar, pero no se desanime. Use la opción llamada (te llaman y una voz grabada te da el código para activar el whatsapp), escribe ese numerito y ya.
    Ah, y los contactos tendrá que agregarlos manualmente. No es automático.
    hechas estas salvedades, acá va la paginita instructiva:
    http://www.vitalinux.org/?p=146565

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s