El rubito jetón

Un mural de la calle 16 entre 37 y 38 (que no reproduciré aquí) retrataba a un grupo de desarrapados. La cuestión, que uno de los tipitos, indudablemente era…sí… tiene que ser.
Recuerdé esa noche del 81.
El sol hacía rato que se había ido y yo tenía los pies a la miseria. Ni un paso más.
Decidí entrar al Checkerboard Lounge. El cartel de afuera anunciaba a Muddy Waters.
Pedí una birra.
Me la trajo un mozo con la cabellera como pompa de jabón a lo The Jackson Five.
Los recuerdos son caprichosos. Lo cierto es que Muddy y su banda comenzaron con Baby Please Don’t Go y no va que justo llegan unos pendejos barderos.
Se ve que Muddy conocía al rubito jetón porque comenzó a nombrarlo en medio del blues, y él y su grupo de forajidos terminaron subiendo al escenario.
Me cagaron la noche.
Cuando terminé la birra, pagué y seguí caminando hacia Sudakia.

Anuncios

4 pensamientos en “El rubito jetón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s