Salto de rana (Premisas y conclusiones)

Caminando hacia Sudakia encuentro una pared blanca con sténcil de rana.
No tan logrado, pero con buen contraste. Una luz oblicua muestra la textura del muro.
Mientras desenfundo la cámara, recuerdo la historia del científico y la rana.

Sténcil La Plata. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

El científico le daba órdenes a la rana y esta al escucharlo, saltaba.
El centífico le corta una pata delantera. La rana sigue respondiendo al estímulo de la orden.
Cuando le corta la segunda pata, salta igualmente.
Con la tercera pata cortada, luego de la orden, la rana logra arrastrarse con suma dificultad.
Sin la última pata, la rana deja de moverse.
El científico publica el resultado de la investigación: si le cortan las cuatro patas a la rana, esta se vuelve sorda.

Con este ejemplo se evidencian los problemas en el diseño de la investigación.  Sin embargo es posible advertir errores similares en conversaciones cotidianas, en pronósticos electorales, y en aparentes editoriales sesudas.  De ciertas premisas no es lícito inferir ciertas conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s