Sudakia firmada (el día que vi a Dios)

El sábado 20 de septiembre fui a Comicópolis, el 2º festival internacional de historietas, que se hizo en Tecnópolis.
Tenía planeado asistir el domingo 21, pero desistí. El domingo 21 de primavera sería una locura de gente y además quedé algo averiado del sábado.
Remis  hasta el Camino Centenario, tren Roca hasta Constitución, Subte C  hasta Retiro.

Por suerte allí la yegua populista dispuso tren gratis en el San Martín hasta la estación Miguelete y luego bondi gratis desde Miguelete hasta el predio.

Desde que salí de casa hasta que traspuse la puerta principal de Tecnópolis habían pasado unas tres horas y media.

El déficit fiscal incrementado por los contingentes de negros cabeza  conducidos a negrópolis. Llegamos como por un tobogán que desagua en el mismo vertedero que la canaleta del juego y de la droga  provocada por el ingreso universal.
Fuimos todos abligados a cantar la marcha peronista y tomar litros de un cóctel de burundanga y fernet. Nos aleccionó La Cámpora y el mismísimo Paenza (que entre cánticos practicaba la tabla del ocho).

Primero visité los stands de editoriales y librerías. Y lo veo:  Horacio Altuna firmando.

Me acerqué… lo parió. Le di la mano. No tenía nada encima para que me firme. Además, al único al que le pedía casi sistemáticamente que me haga un dibujito, era al Negro Fontanarrosa en la Feria del Libro.

Vi los libros de Joe Sacco. Me compré dos: Reportajes y Notas al pié de Gaza.  Al segundo lo había leído en archivo digital cbr, pero en papel y de verdad es otra cosa. También compré Jerusalen de Guy Delisle. (que también había leido en cbr)

Luego vi a Dios.

Como todo el mundo sabe, Dios es paraguayo, al igual que Batman.

¡Qué cagada que el gordo se bandeó feo!…¿No?…

De hecho, había algunos Batmanes y Hombres Araña pululando, porque se presentaban al concurso de Cosplay. Jóvenes y adolescentes caracterizados como sus héroes manga japonés, pasa. Pero pelotudos grandes  de más de treinta con traje tobul… no da.

Disculpe…retomo. ¿Dónde estaba?… Cierto, Dios paraguayo.

Para los monoteístas Dios, tiene varios nombres: Alláh, Jehová y así. Pero el verdadero es Robin Wood. Y no nació en un establo de Medio Oriente sino en Nueva Australia, una colonia socialista australiana de Paraguay. Posta.

Yo sabía que Robin Wood estaría allí, pero el impacto fue fuerte. El creador de Nippur de Lagash de Gilgamesh el inmortal, de …  son tanto@s.

De adolescente leyendo las historietas de la editorial Columba, descubrí a Robin. El me permitió ser  sumerio, mejicano, viajero del tiempo, siciliano, cosaco, pistolero, guerrero, mujer, investigador, inmigrante ilegal, legionario, druida, soldado, esclavo, vikingo, novio, conquistador español, noble hematófago, basurero espacial, periodista, chino sobrenatural… en fin.

Tenía mi libro negro de Nippur en la mochila, editado en 1981. Aquí se reúnen las primeras historias de Nippur con ilustraciones de Lucho Olivera, desde 1967 hasta 1970.

Robin firmaba en el stand de… tal vez fuera la editorial ecc. No había mucha gente en la cola. Todo el mundo portaba un ejemplar nuevo de la editorial. Yo desenfundé mi papiro ajado

Dios Robin se sonrió.

Me preguntó. Le dije que esperaba su firma desde 1976, más o menos el año en que lo descubrí.

-Contame más- me dijo

-No me sale nada. No puedo hablar.-

Dios sonrió nuevamente y abrió la tapa. No había lugar donde firmar. Decidió hacerlo detrás.

Luego le cuchicheó a un tipito que estaba a su lado y este me alcanzó un poster que tenía la foto de Robin y dibujados casi todos sus personajes. También me lo firmó.

Salí caminando como entre algodones.

Escuché la charla de Horacio Altuna. De todo lo que dijo me quedé con que él dibuja minas estéticamente hermosas de afuera. Pero las mujeres verdaderamente atractivas, esas con  fuego  interior y que tal vez no sean estéticamente  perfectas… esas no le salen. Así  confesó  su pequeña frustración.

Luego intenté escuchar a Guy Delisle. Ya estábamos sentados y alguien de la organización anunció que por un paro de empleados de Air France, Guy no llegó y que se pospondría para el domingo en horario a conrfirmar.

El domingo sería un día muy movido: Liniers, Joe Sacco, Guy Delisle.

Emprendí el camino de regreso, cruzándome a negros cabeza sonrientes por todos lados, disfrutando la anomalía kirchnerista.

El domingo me quedé en Sudakia jugando con los niños. Solo que cada tanto relojeaba el libro negro del errante sumerio, mirando la firma de Dios.

Anuncios

2 pensamientos en “Sudakia firmada (el día que vi a Dios)

  1. Ojo que este fin de semana largo , la yegua nos obliga a concurrir de nuevo a mersopolis,para adoctrinarnos con un ciclo de percusion ,que va a ser cerrado el lunes por Hermeto pascoal y carlinhos brown, dos extranjeros que pasan asi nomas el colador que es nuestra frontera y vienen a afanarnos el laburo.
    La mano invisible nos libre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s