La vida en la pantalla III

Una discusión cotidiana me llevó al pasado. La tonta polémica de que uno es cuando sale del laburo.
Bueno… uno es siempre. Las condiciones materiales de existencia no podrían excluirse de una discusión ontológica. Tampoco podría decirse que la realidad es lo que ocurre fuera de las redes sociales y de la relación con la virtualidad.
Muchas de las relaciones sociales de carne y hueso son engaño, hipocresía, superficialidad…virtualidad. Y las relaciones que se establecen mediante las TICs están afectadas por las mismas posibilidades.
La realidad…
Sudakia no es menos real que Argentina, ni que cualquier estado-nación. ¡He dicho!
Recordé un viejo post de 2011. Se llamaba La vida en la pantalla. En realidad eran como tres. Allí iva y venía con la relación con la virtualidad
el primero fue
Amigos son los huevos
El segundo: ¡Qué lo parió!
Y el tercero es el que transcribo acá: Las tecnologías que construímos nos construyen:

Dice Foucault que una manera tradicional de ver el poder, es por lo que impide: la capacidad de imponer la voluntad a otros. Pero que hay que ver en el poder la capacidad constructora que tiene, por ejemplo, en la fabricación de cuerpos dóciles (el disciplinamiento).

Este juego es posible de aplicar en internet: no es lo que impide: la falta de relación entre los cuerpos. Es el tipo de subjetividad que construye. Es posible entonces plantear que nos metemos en internet e internet se mete con (en) nosotros. Digo internet, pero también incluyo a las Tics (tecnologías de información y comunicación) Formatean nuestro lenguaje cotidiano, hábitos, maneras de escribir, de relacionarnos con los demás. Frecuentemente preferimos leer el papel que en la pantalla, (hay variantes para todo), pero cada vez es más frecuente escribir en procesadores que hacerlo en un papel. Podemos corregir automáticamente, cortar, pegar, subir, bajar…en fin.

Para los post-modernos también se cambia la idea y la relación entre la cosa y su representación. En la modernidad, el signo estaba para reemplazar al original (signo es algo que está por otra cosa) La palabra “perro” por un perro real. Las propiedades del símbolo son diferentes de la cosa en sí: la palabra pedo no da olor. Con las Tics, es posible que el original sea virtual. Uno tiene el documento en un archivo .doc (o un .odt, para los que usamos linux), y luego lo imprime. ¿Cuál es el original?…. La cosa es virtual y su representación es un objeto de papel. Hay gustos de Gatorade que no remiten a ningún fruto real.

La vida en la pantalla puede ser una vida sin fundamento, sin orígenes, descorporizante, de la misma manera que también lo puede ser la vida analógica, no jodamos. Y/o puede ser un complemento creativo, divertido, politizante, creador de vínculos.

La post-modernidad se olvidó de la historia, de los grandes relatos. Frecuentemente somos conscientes que la historia no ha terminado: se caen torres, se asesinan líderes en países petroleros, se manipula la información, se ataca con aviones, drones, etc. Hay neo-colonialismo.

La historia está más viva que nunca. Pero la advertencia del pensamiento post-moderno sobre la fragmentación del yo, no me parece una idea desechable. No reemplazaría alienación por fragmentación, pero la incluiría como variable. La alienación supone un yo centrado que se pierde para sí. La fragmentación supone un yo polifacético. Y todo es posible. La sociedad industrial no ha sido reemplazada por la sociedad de la información. Huevadas. Sigue habiendo explotación, industrias, alienación psíquica y de la plusvalía. Es el trabajo humano el que sigue valorizando a la mercancía. (además de todas las tecnologías de deseo puestas al servicio del capital). Claro que están las Tics y hay más información… pero… Quino, decilo vos

Este post era más largo, pero decidí que podía fragmentarse para no alienar a los lectores.

Gracias a Miguel Rep, Quino, Fontanarrosa, Eneko y Sherry Turkle.

PD: Terminé el techo, puse las tejas, transpiré, estuve colgado de una soga de la cintura en una pendiente de 45º a 5 metros de altura. Descansé acostado en el ruberoi (paño asfático arenado) del techo mirando el cielo. Vi planear una pareja de taguató. Escuché a Louis Amstrong en mi reproductor de mp3. Mi china me alcanzó tejas subiéndose a la escalera como hace 15 años. Hice un asado por la noche y tomé cavernet. Tengo las uñas negras y soy feliz.

Ya en la cama, con los niños durmiendo, y cucharita con mi china, veo que mataron a Kadafi y a la OTAN festeja. Me acordé de la escena de la Patagonia Rebelde cuando Alterio, personificando al teniente coronel Varela escucha que para felicitarlo, cantan…y le cae la ficha. Me cagaron el día. Ya se que Kadafi se transformó en dictatador, que cueteó una plaza de manifestantes, etc, etc, etc. Pero… vea quién gana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s