Para qué vivo?…

Mural de Luxor en Intersección de las Calles 14b y 471, City Bell (La Plata)
Foto: El Sudaca Renegau Licencia CC 2.0
pinche para agrandar

-¿Para qué vivo?…-
Eso se preguntó el tipito de la esquina, ajeno a las muchachas que pasaban a su lado.

Le contestó Adrian Abonizio, con la voz del pibe Nahuel

El Témpano de Adrián Abonizio

A veces cuando pienso que todo esta perdido
voy hacia algunas formas de la muerte,
me pego un tiro con una palabra
que alguna vez me fue tan transparente.
En la ternura del agua que corre
me recuerdan la llegada de unos trenes,
sales de los mares, curvas de los puertos,
con mujeres descalzas en el verde.
Voy hacia el fuego como la mariposa
y no hay rima que rime con vivir,
no te pares, no te mates,
sólo es una forma más de demorarte.
En las tardes tranquilas cuando extraño todo
pienso que todo no es lo que perdí,
una rosa de feria y aún a costa de perder,
se pierde pero se gana.
La lucha es de igual a igual contra uno mismo
y eso es ganarla,
no te pares, no te mates,
sólo es una forma de más de demorarse.
Recuerdo la quietud de la tierra, la quietud de estar adentro,
se cree más en los milagros a la hora del entierro.
Este hombre trabajó, quién escribirá su historia.
La cal reseca, la viuda que sueña,
los amigos que siguen igual.
La gloria en zapatillas, el florero vacío,
quién sabe si se puso a pensar “para que vivo”;
vivo para no perder.
Voy hacia el fuego como la mariposa
y no hay rima que rime con vivir,
no te pares, no te mates,
sólo es una forma más de demorarse,
sólo es una forma más de demorarse,
sólo es una forma más de demorarse

Anuncios

7 pensamientos en “Para qué vivo?…

  1. En un rapto de soberbia imperdonable me permito cuestionar el para qué,
    ¿por qué no vivir simplemente porque es muy agradable sentirse vivo, porque es algo que se disfruta?
    Perdone el atrevimiento.
    Hermosa la música y la letra.

    Me gusta

  2. La vida es bella y a veces no tanto. Sobre esto no parece haber mayores polémicas. El punto está en el sentido de la misma.
    Esa pregunta origina la filosofía.
    Y la no vida (alias muerte), genera la religión (un artefacto para afrontar la perplejidad que origina)
    La mayoría vive, nomás, sin preguntárselo.
    La existencia auténtica, según el Tincho Heideger es ser para la muerte (lo que no significa un culto tanático, sino más bien, siendo concientes que moriremos, que la muerte es lo único que tenemos por seguro, que no es algo que le ocurre a otros). Esa consciencia sobre la inminencia, le otorga a la vida un sentido.

    Me gusta

    • No cuestiono que exista la filosofía, y sus preguntas, sino el hecho de pensar que hace falta un “para qué” para vivir . Tal vez la vida no tenga ningún sentido, más allá de que aquél que vengamos a otorgarle, casi como una comodidad extra.
      Fíjese en que no hablo de que la vida sea linda o fea, sino del placer de tomar consciencia de que uno está vivo, así, a secas, más allá de los acontecimientos buenos o malos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s