Una calle de Sudakia

La prima de mi abuela tenía dos dichos recurrentes:  “a mal tiempo buena cara” (que podría traducirse como: en una sociedad hipócrita  se come, se cura y se educa con máscara).

Otro de los suyos era “siempre hay un roto p’a un descosido” (que vendría a ser Siempre hay una justicia cautelar para un querulante)

querulomanía

(Mi pequeño aporte a la argumentación en discusiones políticas en tiempos complejos)

No recuerdo sus consejos  a lo viejo vizcacha. Mejor.

Ella era una vasca porfiada, solterona, homofóbica, algo misógina, ultramontana y conservadora. (Póngale que no tan ultramontana, pero mediomontana no existe).

Releyendo esta apretada descripción, siento que pinta a un personaje horrendamente detestable, y sin embargo, ella era mi refugio.

Sus pedos gloriosos se escuchaban desde casa.  Claro que teníamos una ventana que daba a su jardín, porque nuestra casa era una subdivisión de la gran casa familiar. Pero ese detalle no le quita mérito a sus estruendosas expresiones intestinales.

Me enseñó a jugar a la bolita, a trepar al naranjo, a usar un serrucho y   taladro manual.   A tomar vino con soda y jugo de pomelo Pindapoy, a saborear sus tortas secas y algo quemadas en la base  hechas en una olla savarín, y gozar de sus pejerreyes en escabeche u horneados  en colchón de cebollas y tomates.

Permitió que le hurgue todos los cajones,  le robe las estampillas de los sobres, le saque los plomos a los clavos del techo del galpón, incendie una de sus palmeras. Y más…

Ella funcionó como abuela y como tío.  Y la extraño. Seguramente una calle de Sudakia llevará su nombre.

Anuncios

12 pensamientos en “Una calle de Sudakia

  1. Ah, la famiglia. Nadie la elige pero a veces sale buena 😉
    Tengo parientes así, son imprescindibles.
    No soy buena consolando a nadie, eso sí ¿Me acepta un abrazo?

  2. Cuando uno recuerda las buenas cosas y las personas que hicieron de nuestra infancia un tiempo feliz como no extrañar,
    que bueno cada tanto viajar a eso tiempos. No le pongo una carita feliz porque no se como hacerlo(imaginela) Abrazo

  3. Para cara feliz, dos puntos y cierro paréntesis 🙂
    Para sonrisa dos puntos y una D mayúscula 😀
    Para guiñada de ojo, punto y coma y cierro paréntesis 😉
    Para lengua afuera dos puntos y P mayúscula 😛
    Para Sudakia saque boleto aquí.

    • Sfar me queda grande 🙂 Terminé de leer El minúsculo mosquetero III (con el amor no se juega). Una de sus frases tranquilamente podría ser un lema sudaco: “Siempre esquivando a la muerte, espada en mano, cojones vacíos y panza llena”
      Abrazo grande.

      • Sfar es un autor notable, que parece encerrar una gran diversidad de autores diferentes. El Sfar rabelaisiano, al que pertenece El minúsculo mosquetero, no es el de mi preferencia. Las sagas en las juega a explorar sus dos orígenes (el sefarad con El gato del rabino, el ashkenaz con Klezmer) me fascinan.

        Si puede echarle una ojeada a Klezmer, no lo dude, es una maravilla, incluyendo los postfacios manuscritos (sí, está loco) que agrega después. El postfacio al segundo volumen es una larga reflexión sobre el uso de las acuarelas (Klezmer es a la acuarela), especialmente en historieta.

      • A mi me encantó. A los Klezmer los he descargado pero aún no le he metido mano. Luego del 4 (Trapecio volador) ¿Hay más?…
        No lo hice porque una vez que uno agarra uno, no puede parar hasta terminarlos todos y por el momento no puedo hacerlo.
        Abrazo.
        PD: Culpa suya llegué a Sfar, con el comentario de Tintín en el gato del rabino

      • Y yo descubro con pesar que perdí dos de mis cuatro cbr. Solo encontré La conquista del Este y Feliz Aniversario Scylla.
        Comprenderá que a esta altura ya tuve que comenzar con el primero. Estudié el glosario de primera página. Tómeme lección.

        Ya estoy angustiado porque ni en la web ni en la comiquería de la ciudad están.

      • Lamento lo de los cbr. Tal vez si los busca en idioma original tenga más chances.

        Así que la edición española viene con glosario. A mí no me parece estrictamente necesario por el buen storytelling de la obra (creo que se entiende igual), pero tampoco sobra (al lector de Sfar que no conozca los términos seguro que le interesa). Como curiosidad, me pareció que la tipografía que eligieron para reemplazar la letra de Sfar se parece muchísimo a la Anarrosa Font (la que le hizo gratis como muestra de admiración un diseñador gráfico fan a Fontanarrosa para que pudiera concentrarse en el dibujo cuando ya estaba enfermo. La generosidad es grossa).

        Y ahora estoy leyendo el Grand Prix d’Angoulême, L’Arab du Futur, de Riad Sattouf. Creo que le gustaría mucho (está el tema del otro cultural). Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s