Conversaciones

El mural es de Martin Ron. La foto no se…

Me pasó como a la Coca Sarli. Creo que fue en El último amor en Tierra del Fuego (1979) que se subió al tren en Usuhaia y se bajó en París.
Arranqué en el sillón del líving. Estaba conversando con mi hijo autista que no habla con la voz.
La estrategia de ayer fue muy original.
Estábamos los dos sentados en el sillón. El regazo lo teníamos cubierto con un nylon de pelotitas de aire que sirven para evitar golpes cuando se embalan cosas frágiles.
Por turno los reventábamos apretándolos entre el índice y el pulgar. Uno por vez, si no era trampa.
El estaba aparentemente absorto frente al televisor, pero me miraba con desaprobación si yo apretaba dos seguidas sin esperarlo. Y con mirada de impaciencia si me tardaba en reventar en mi turno. Así estuvimos hasta que nos pareció injusto que sus hermanos se priven de ese placer.
Una charla profunda y prolongada.

24672358312_ae282e14bf_o
Luego me dio un beso y permitió que yo se lo dé en el cachete, porque habitualmente solo tolera besos en la cabeza.
Y Sudakia me llevó del sillón hasta Sofía, Bulgaria. En mi cabeza sonaban alternadamente los plop del nylon con el acordeón de Martín.

Luego me bajé del tren. La Coca desde arriba me regaló una mirada lasciva y me dijo que en Sudakia no hay embajada de Estados Unidos. Le agradecí el dato, pero el ruido del tren tapó mis palabras

Latino Tchuss

Anuncios

4 pensamientos en “Conversaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s