Ser adultos

Pasamos con el auto frente al batallón de comunicaciones 601. Los militares son algo rebuscados para los adornos. En la puerta tienen, cual enanos de jardín,  dos tanques Sherman apuntando hacia la calle Güemes.
Iván dice: -Papá… ¡Esos son tanques de guerra!.
-Si-
-¿Son para defendernos de los realistas?-

-….-

(El programa de tv que ha inspirado a Iván)

Nos cuenta Pablo que su hijo, una noche antes de dormir le pregunta:
-Papá…¿Qué se siente ser adulto?…-
No supo qué contestar y ahora el guacho nos lo pregunta a nosotros.
Ensayamos algunas respuestas insatisfactorias.
El propio Pablo intuye que algo hay en la toma de decisiones. Él mismo descarta la idea.
Le digo que por ahí va: cuando más adulto, más consciente de las consecuencias, menos arriesgado para decidir. No nos cierra.
Juan propone que con la adultez se ha domesticado la imaginación y ya un cacho de madera no puede ser un autito. No está mal.

Obra de Javier Pérez. Si pincha verá otras genialidades de este ecuatoriano

Con Juan y Pablo ya tenemos la panza llena y el corazón contento y seguimos hablando bajo las estrellas. No logramos establecer consenso sobre la adultez. Llega Claudia, la compañera de Juan, y se suma. Ella es cuentacuentos (Narradora oral de la cátedra libre de la Facultad de Periodismo ). Nos regala parte de su repertorio.  Luego comenta que estando en la casa de sus sobrinos, la niña le pide que le cuente “cuentos inconvenientes” (no puedo recordar la frase exacta). Claudia le dice que justamente esos no son para niños.

Entonces su sobrina replica con un tono entre cómplice y autosuficiente: -Claudia, mirá que yo ya sé todo. Al Enzo no le cuentes (su hermanito) pero conmigo no hay problema: sé del Ratón Pérez, del los Reyes… en fin… ¡Todo lo que hay que saber!…-

Al otro día le cuento a Eugenia el desafío de Pablo (en realidad, de uno de sus hijos). Ella  lo explica con la asunción progresiva de la responsabilidad. ¿Será?…

No le pedí permiso a Norman Rockwell para usar esta ilustración.

En el auto desde el asiento de atrás, dice Brisa:

-Papá, ahí va Joaquín (preservaré su verdadera identidad)-
-¿Y quién es Joaquín?…-
-Es el hermano de Ofelia-
-¡¡¿Y quién es Ofelia?!!…-
-¡La hermana mayor de Joaquín, papá!-
-….-

No le pedí permiso a Norman Rockwell para usar esta ilustración.

Anuncios

2 pensamientos en “Ser adultos

    • Algo del orden de la impunidad.
      Ya ve comandante. Para cualquier explicación habrá un argumentos y contraejemplos. Hay niños muy adultos y adultos inmaduros. Aunque tampoco tengo idea qué sería tal desacertada afirmación de mi parte.
      Abrazo grande.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s