Micción imposible

Camino a Sudakia se deben librar batallas constantes.
En las cotidianas, guerreamos al grito de “¡Ganamos, perdemos, siempre perdemos!…

Cancha Rayada:
Usted llena con agua las cubeteras para hielo. La distancia que lo separa de su refrigerador/freeazer es de apenas tres metros. Si la llena hasta arriba, puede derramar. Para asegurarse deja vacío unos pocos milímetros.
Camina su distancia cual equilibrista en la cuerda floja, pero en la mitad del trayecto y a quince metros del piso sin red, mientras suen los redoblantes, una mosca pertinaz decide posarse sobre su cara. Las maniobras evasivas le hace derramar. Pierde un punto y gana una puteada.

Vilcapugio
Usted se dispone a cocinar arroz. El del tarro se ha acabado. Va por una bolsa nueva pero  le da pereza moverse nuevamente buscar un elemento cortante para eliminar la esquinita. Confía  que el tioneo con los dientes harán un trabajo aceptable.
El blanco del arroz combina bastante bien con el cerámico del piso de la cocina. Pierde un punto mientras encuentra  el escobillón pero no la palita .

Ayohúma
Ud está dormido. Entra al baño a la madrugada. Instintivamente pulsa la tecla del interruptor de luz y se dirige al inodoro. Pero resulta que originariamente la luz estaba prendida, de modo que su acción lo deja a oscuras. Debe resolver ese enigma a velocidad infinitesimal. Le cuesta, pero
1: decide volver sobre sus pasos y encender la luz. La operación mental dormido y con el cerebro en frío, le desgarra el sueño.
2: decide realizar su micción con la luz apagada. Micción imposible (se le viene la musiquita de Lalo Schifrin) y moja la tabla. (claro, si es mujer no mea la tabla. Elimine la opción 2). Pierde un punto mientras busca un trapo y desinfectante.

Desvelado, derrotado, apesadumbrado, perdedor, recuerda la frase de Woody Allen y una luz de esperanza le da nuevos bríos para retomar el camino a Sudakia:

Hasta un reloj parado acierta dos veces por día

Woody Allen  en Anything Else 2003

Bueno ché, ta bien. El tipo se la chorió. Tu abuela también la decía… Pero yo se la escuché al quía, no a tu abuelita!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s