Parca de primavera

Tal vez haya algo de animismo en ese amor por la camiseta agujereada de dormir. O hacia el calzón de elástico vencido que tiene la tela transparente en las partes más rozadas.
Será que pensamos que tienen alma y por eso nos resistimos a dejarlos partir.
Sin embargo hay otros objetos que huyen de nosotros aún en buen estado, que podrían haber sido usados por mucho más tiempo, pero los dejamos librados a su suerte casi inexorablemente: los paraguas.
Y si logramos conservarlos, cualquier viento fuerte los matará.
Camino a Sudakia vi uno muerto, justo cuando la parca de primavera se lo estaba por llevar.

Parca de primavera y paraguas muerto.
Foto: El Sudaca Renegau.
Licencia CC 2.0
Mural La Plata Calle 3

Ya nadie realiza ejercicios de reanimación de paraguas moribundos. Ya no quedan Umbrella Man

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s