Agüita linda

Caminando hacia Sudakia por la calle 5 levanto la vista. Saint-Exupéry, le hizo decir al principito que los adultos no miran hacia arriba. Desde que leí ese pasaje (a los seis años) tengo tortícolis, pero descubro cosas.

autoridad del agua

Un edificio administrativo provincial con autoridad  sobre el agua.

Interesante.

Parece que Sudakia y el agua tienen conexión.

Wittfogel me comentó una vez (Chiste. Nunca tuve ese privilegio) que en China y gran parte de Asia, el Estado surgió a partir del control del agua. El agua es imprescindible para vivir. Las obras hidráulicas para encauzar las corrientes, defenderlas, regular sus flujos, generaron la burocracia y el ejército… o sea el estado.
Los evolucionistas proponían secuencias de complejidad creciente para las organizaciones humanas:  bandas/tribus/reinos/señoríos/estados con diversas variantes.

Siempre hubo una tendencia para explicar las formas sociales en clave de evolución: de lo más simple a lo más complejo, de lo primitivo a lo civilizado, de lo más pior a lo más mejor.

Otra tendencia es la teleología. Podemos recordar al cabezón, con eso de que estamos condenados al éxito.

No me pondré aquí a criticar el evolucionismo, que es evidentemente débil teóricamente. Además siempre al final de la escala evolutiva está la sociedad a la que pertenece el creador de la escala.

Tampoco criticaré en mi sudakia querida al pensamiento teleológico ni al  determinismo geográfico/ambiental para la explicación de la cultura. 

Los textos sobre el despotismo oriental de Wittfogel revelan una relación significativa entre el tipo de formación social y el agua, a la que no habría que desatender. Quien controla el agua, en este planeta, tiene el poder.

Los pinitos dicen que el agua vale más que el oro. En eso tienen razón.

Pintada en el asfalto de la intersección de las calles 7 y 55. La Plata
Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

No sé si Sudakia será una banda. No creo que sea tribu, reino o señorío. No sé si será un estado. No creo. Lo que si, me permito una reflexión sudakiana:

Hay que tener el poder suficiente y autoridad como colectivo para controlar que nadie que nosotros no queramos, tenga el poder y la autoridad suficiente para controlar el agua.

Y dicho esto, dejo atrás el edificio autoridad del agua (de dudosa autoridad) y recuerdo este cuento del niño Roberto Fontanarrosa que recoge las lecturas conspirativas, que primero me hicieron reír, y al final se me heló la sangre


Y pa despedirnos, el Nigger versiona a Los Piojos.

Anuncios

2 pensamientos en “Agüita linda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s